O Carballiño

Festa do Pulpo 2020: “Un día atípico, pero estamos aquí, dando tradición"

O Carballiño

Festa do Pulpo 2020: “Un día atípico, pero estamos aquí, dando tradición"

Foto: Yeray Diéguez
photo_cameraFoto: Yeray Diéguez
El parque municipal no se llenó de comensales, ni se elaboró la tapa más grande, pero los "pulpeiros" mantuvieron vivo el espírtu

Las "pulpeiras" de O Carballiño cortaban este domingo las raciones a una velocidad menor de la habitual en comparación a otros años. El covid lograba frenar uno de los eventos gastronómicos más importantes y multitudinarios de los que se celebran en Galicia, pero no conseguía apagar, ni mucho menos, su espíritu. De ello se encargaron las maestras y maestros del pulpo carballinés que, repartidos en diferentes puntos del centro urbano, así como en los restaurantes de referencia, impidieron que vecinos y visitantes se quedasen sin su tapa. 

Todos coincidieron: fue una jornada "atípica" y con poca gente en comparación con las más de 100.000 personas que suelen congregarse en la villa en una fecha como la de este pasado fin de semana, sin embargo, los hosteleros más optimistas destacaron, pese a todo, un aforo del 80 por ciento. "Estamos tratando de cumplir con todas las medidas de seguridad. Este año es atípico y hay que llevarlo lo mejor que podamos. Hay más gente que un fin de semana normal, pero poca. No obstante, tenemos una lista de reservas y estamos al 80 por ciento de aforo", cuenta César Álvarez, uno de los dueños de A Fuchela, en donde en las horas centrales del día se formaron pequeñas colas para pedir raciones de pulpo. "Hoy nos vamos a casa. Yo desde los 12 años me iba al parque, pero este año no ha podido ser. Creo que es la primera vez", reconoce Cristina Campos. Su padre, Julio, afirmaba sentirse un poco "triste y raro" debido a la situación. "Cada año que iba pasando veías que aumentaban los visitantes y ver esto así ahora pues da un poco de pena".  

Laura Fernández, nacida en Arcos e hija de "pulpeiros", lleva la tradición en las venas y, pese a todo, optó por vivir la jornada con mucha alegría. "Síntome contenta porque gracias a Dios por aquí o virus non anda moito. Tocounos esto, si, pero estamos aquí e estamos facendo a festa do pulpo. Non é coma outros anos no parque, pero polo menos estamos no pueblo e estámoslle dando a tradición aos visitantes". Cristian Pérez y Jose Baranda sirvieron pulpo en otra de las plazas más concurridas: El Emigrante. Cerca de las 14,00 horas habían repartido unas 60 raciones, un dato muy inferior a otros años, en los que, aseguraron, superaron las 400. Una de sus clientas fue Paula Bravo: "Es un día diferente. Nos llevamos el pulpo a casa". Y es que el pulpo carballiñés, en rúa o en casa, siempre sienta bien.

Más en O Carballiño