O Carballiño

Juan Manuel Neira: "Aquí vas caminando a las cinco o seis de la madrugada y sabes que no va a pasar nada"

O Carballiño

VERANO

Juan Manuel Neira: "Aquí vas caminando a las cinco o seis de la madrugada y sabes que no va a pasar nada"

Juan Manuel Neira Pichel.
photo_camera Juan Manuel Neira Pichel.
Juan Manuel Neira nació en México y aunque sus raíces son de Forcarei y Cerdedo, cada dos años regresa a Carballiño, en donde sus padres compraron un piso hace 40 años, para disfrutar de sus vacaciones.

Siendo sus padres de Forcarei y Cerdedo, ¿por qué viene de vacaciones a Carballiño?

Porque mis padres compraron aquí un piso hace 40 años y aquí venimos todos los años porque lo pasamos bien, tengo amigos y conocidos e incluso he estudiado en Carballiño un año; y mis padres hasta que fallecieron siguieron viniendo.

¿Usted regresa todos los años?

Cada dos y disfruto de dos meses de vacaciones, excepto este año porque me he casado aquí y estaremos tres meses. Mi mujer también es de Veracruz y sus padres de A Lama (Pontevedra).

¿Qué le gusta hacer durante su estancia?

Ir a las fiestas y pasarlo con la familia, también vamos a veces a Vigo. La gente es muy amigable y aquí se come muy bien.

¿Ha cambiado Carballiño desde sus tiempos de estudiante? 

Sí, ha cambiado, hay más parques, está todo más bonito y teniendo en cuenta que yo estuve un invierno, el ambiente está más animado ahora.

¿Piensa que hay suficientes actividades de ocio?

Sí, hay mucha actividad, sobre todo para los niños. Yo tengo tres sobrinos y se pasan el día jugando, no quieren salir de aquí, ni siquiera para ir a la playa. En Carballiño están libres y en Veracruz no pueden estar en la calle. 

¿Le gustaría retornar definitivamente?

Sí pero allá está el trabajo y creo que en Veracruz tengo mejores posibilidades económicas, aunque la calidad de vida aquí es mejor. Allá no hay tanta libertad, ni tanta seguridad. No conoces a todo el mundo como sucede aquí cuando vas por la calle. Aquí puedes ir caminando a casa a las cinco o seis de la madrugada y sabes que no va a pasar nada y eso se extraña un montón cuando llegas a México, porque aquí vas caminando a todos lados. Eso es lo bonito, todo está cerca.

Más en O Carballiño