La Región

BOBORÁS

Pazos de Arenteiro dedicará una calle al cura Manuel González

La Corporación abordará la propuesta de reconocimiento al religioso fallecido en el próximo pleno

Pazos de Arenteiro dedicará una calle al cura Manuel González

El pleno de Boborás abordará el próximo 27 de septiembre una propuesta planteada por los vecinos de Pazos de Arenteiro para dar el nombre de su párroco fallecido a principios de año a una de las calles del conjunto histórico artístico, en pleno barrio del Igrexario. Manuel González Álvarez, natural de Vieite (Leiro) fue párroco de Pazos de Arenteiro desde 1992 hasta el momento de su fallecimiento, en el pasado mes de enero de este año. Además, también tenía a su cargo las parroquias de Albarellos, Laxas y Salón.

Los feligreses de Pazos de Arenteiro declaran que este cura ha dejado una profunda huella en todos ellos, porque "non só era o párroco, era un amigo, un veciño máis, un compañeiro, e un home totalmente desinteresado". Añaden los impulsores de esta iniciativa que "Don Manolo merecía este recoñecemento e que o coñezan con esta rúa as futuras xeracións".

Los vecinos recuerdan que con motivo de cumplir los 25 años al frente de la parroquia de Pazos de Arenteiro, los feligreses le ofrecieron un homenaje el pasado 6 de agosto de 2018, mediante el que le transmitieron a su párroco su agradecimiento y muestras de cariño, al mismo tiempo que le hacían entrega de una placa conmemorativa. "Foi un gran acerto ofrecerlle esa homenaxe en vida porque faleceu en xaneiro do seguinte ano", matizaban.

La propuesta de los vecinos irá al próximo pleno. La alcaldesa, Patricia Torres, asegura que Manuel González Álvarez "deixou unha fonda pegada na xente" y destaca que era una persona que siempre buscaba la unión, fomentaba la alegría y cuidaba de sus feligreses así como de las iglesias que tenía a su cargo. La regidora también apunta a su gran preocupación por la historia y por el patrimonio de Pazos de Arenteiro.

Las parroquias de Pazos, Albarellos, Laxas y Salón cuentan desde el pasado día 1 de este mes de septiembre con un joven párroco de 26 años, Carlos Arce.