O Carballiño

Los pescadores inician el plan de la cría de trucha autóctona

O Carballiño

PESCA

Los pescadores inician el plan de la cría de trucha autóctona

Las lluvias han inundado el canal en donde se experimenta de momento con trucha centroeuropea.
photo_cameraLas lluvias han inundado el canal en donde se experimenta de momento con trucha centroeuropea.
El proyecto piloto tiene por objetivo repoblar el Arenteiro bajo la dirección de la Xunta y Universidad

La sociedad de pescadores de Carballiño ha puesto en marcha su proyecto pionero de cría de truchas autóctonas de los ríos Arenteiro y Marañao en colaboración con la Xunta de Galicia y la Universidad de Santiago de Compostela. Para ello, cuentan con el nuevo canal habilitado en la finca de A Lavandeira por la Diputación provincial, en donde a modo experimental han depositado 160 truchas de momento centroeuropeas para observar su evolución en este hábitat de semicautividad y vigilar también la posible presencia de alimañas que puedan afectar a los peces, entre ellas un visón que merodea por este entorno.

Aunque la Sociedad de Pesca Deportiva Arenteiro tenía previsto desarrollar por su cuenta este proyecto dirigido a repoblar con especies autóctonas los dos ríos, finalmente interviene directamente la Consellería de Medio Ambiente, que fijará el número de ejemplares reproductores que se capturarán en próximos días mediante pesca eléctrica para soltarlos en el canal; y también participa la Universidad de Compostela, que realizará previamente una analítica de las reproductoras utilizadas con el fin de preservar la genérica original del Arenteiro y Marañao. Además, a cada una de ellas se le colocará un microchip con el fin de realizar un control una vez que sean devueltas a los ríos.

Así lo explicaba el presidente de la entidad, Alfonso Carballeda, que se mostraba satisfecho con la implicación tanto de la Xunta como de la Universidad, teniendo en cuenta que es un proyecto ambicioso y de mucho trabajo, ya que el control de los individuos deberá ser exhaustivo. Al respecto, explicaba Alfonso Carballeda que en estos últimos días, debido a las intensas lluvias que han inundado el canal, es necesario limpiar continuamente las rejillas por las que entra y sale el agua del río con el fin de evitar que las hojas y ramas las obstruyan, lo que puede provocar la mortandad de las truchas si no reciben suficiente agua.

"Estamos contentos cos resultados de esta primeira experiencia, as troitas adaptáronse ben e o canal xera a súa propia alimentación", afirma el presidente de la entidad. Ahora están a la espera de que la Xunta y la Universidad indiquen cuándo y cómo deberán realizar la pesca eléctrica de las reproductoras autóctonas, "que nos digan como temos que facer porque é un proxecto único en Galicia para a repoblación con troita autóctona", matiza.

La genética es distinta en cada río de Galicia, según explica Alfonso Carballeda y el objetivo en este caso es repoblar el Arenteiro y Marañao en la parte alta en donde todavía existe una pequeña población. La trucha autóctona se diferencia de la centroeuropea en que tiene las pintas rojas de color más intenso, es más musculosa, vigorosa y más sabrosa.

El canal tiene 200 metros de largo y en algunos tramos alcanza los seis metros de ancho. Está ubicado en la finca de A Lavandeira, en las instalaciones exteriores de la antigua fábrica que se convertirá en Museo do Papel.