O Carballiño

La Policía de Carballiño propone frenar el botellón con opciones de ocio

O Carballiño

BOTELLÓN

La Policía de Carballiño propone frenar el botellón con opciones de ocio

Los últimos participantes en uno de los botellones de la Eira de Flores.
photo_cameraLos últimos participantes en uno de los botellones de la Eira de Flores.

Las áreas de Asuntos Sociales, Educación y Deportes estudian las que pueden ser más atractivas

La Policía Local de Carballiño redacta un informe sobre la actual situación del botellón y hace una propuesta a la Concejalía de Seguridad Ciudadana en el sentido de que el Concello ofrezca alternativas de ocio nocturnas para los jóvenes. En esta línea, el concejal responsable de ese departamento, Adolfo Nogueira, anunció que una vez concluido el informe, en el que aún trabajan los agentes, se creará un equipo multidisciplinar con la participación de las áreas de Asuntos Sociales, Educación y Deportes, junto con representantes de los grupos de la oposición, con el fin de estudiar las actividades que puedan resultar atractivas, además de elegir la ubicación más adecuada para la concentración de los jóvenes durante las noches y madrugadas de los fines de semana.

El jefe de la Policía Local, Francisco Valeiras, afirma que la problemática del botellón, aunque sigue existiendo, ha disminuido. Estos encuentros se producen fundamentalmente en la Eira de Flores, en la madrugada del domingo, y sólo quedan restos testimoniales en otras zonas como el entorno de A Veracruz, la estación de autobuses o la fuente de Flores, en donde hace años el botellón también era multitudinario.

Francisco Valeiras considera que las acciones exclusivamente policiales no son eficaces, no solucionan el problema, y que por ese motivo hay que estudiar otras alternativas que faciliten el descanso de los vecinos y la diversión y la salud para los jóvenes.

Adolfo Nogueira coincidía en que la intervención policial "non é a solución, como quedou demostrado noutras cidades como Lugo ou Santiago onde as festas trasladáronse ás vivendas e continuaron as denuncias dos veciños polos ruidos. Noutras, como en Ourense, aínda se complicou máis a situación porque a presenza policial o que provocou foi que se espallara o botellón pola cidade e así en vez dun sitio conflitivo xurden outros".

Francisco Valeiras afirma que durante las acciones de vigilancia que ha llevado a cabo la Policía Local no se han encontrado menores y que son muchos los jóvenes que participan en el encuentro pero que no consumen alcohol. Valeiras considera viable recurrir a grupos de voluntarios que informen y desvíen la atención de los jóvenes hacia esas alternativas sobre las que decida el equipo interdisciplinar.


"Se queres durmir, tes que tomarte somníferos"


Alfonso Moure es uno de los vecinos de la Eira de Flores que soporta cada fin de semana el botellón. "Estamos aquí aguantando como podemos, sobre todo a noite dos sábados e as veces tamén os venres. Añade que "o peor de todo non son as voces, senón a música a todo volumen, e eso que temos dobre ventana pero non é suficiente". Este vecino también se refiere al día después, a como queda la Eira de Flores repleta de basura. "É unha cochambre, menos mal que os do servizo de limpeza veñen enseguida e o deixan todo como estaba". 

Bernardina Iglesias es otra de las afectadas, porque aunque no reside en este entorno, sí que duerme allí todas las noches cuidando a dos ancianas. "Moitas veces avisamos á policía pero non se soluciona. A música está moi alta e se queremos dormir temos que tomar somníferos".

Además, coincide con el otro vecino en que "deixan todo feito unha porquería e por causa dos olores hai que utilizar lixivia diante das casas".

Esta vecina se une a las voces de otros habitantes del entorno que reclaman una solución "a este problema".

Incluso hay una familia que habitualmente reside fuera y ha reducido sus visitas a Carballiño por ese motivo, y si se decide a ir a la villa, lo hace alojándose en un hotel.

Más en O Carballiño