O Carballiño

Punxín crea una nueva área termal pública en O Bañiño

O Carballiño

termalismo

Punxín crea una nueva área termal pública en O Bañiño

Sesión plenaria celebrada este viernes en el Concello de Punxín. (S.P.)
photo_cameraSesión plenaria celebrada este viernes en el Concello de Punxín. (S.P.)
El pleno aprobó la reparación del acceso para este entorno, que tendrá dos pozas y vestuarios

El pleno de Punxín aprobó este viernes el proyecto de las obras de acondicionamiento del acceso a la que será una nueva área termal pública en la provincia de Ourense. Se trata de la zona denominada O Bañiño, situada a orillas del río Barbantiño en donde se construirán dos pozas al aire libre para el aprovechamiento de las aguas sulfurosas bicarbonatadas, que tienen una temperatura entre los 27 y 30 grados centígrados. El proyecto de esta zona termal ha sido adjudicado por la Diputación provincial de Ourense a la empresa Coviastec (de Maside), que se encargará de la construcción de dos pozas de siete por cuatro metros, que se surtirán del agua de un pozo que ya ha excavado el ayuntamiento y que dispone de una profundidad de 50 metros.

La intervención se realizará con materiales respetuosos con el medio ambiente como piedra y pizarra. Además de las pozas, el proyecto contempla la dotación de vestuarios con duchas y aseos y un amplio aparcamiento. Será una nueva área termal pública similar a la de A Chavasqueira o a la que hay en Barbantes, en el municipio de Cenlle.

El alcalde de Punxín, Manuel Vázquez, declaraba que después de que no se ejecutara un proyecto anterior que se había anunciado en el 2010 decidió solicitar a la Diputación la inclusión de esta zona en el plan provincial de termalismo, para lo cual el Concello realizó analíticas durante un año, que tras ser remitidas a la Consellería de Industria, conseguía finalmente el reconocimiento de las aguas como aptas para el baño del Ministerio para la Transición Ecológica.

Las pozas se construirán a cinco o seis metros de distancia del pozo que suministrará el agua sin necesidad de bombeo. En el entorno también se conservarán las antiguas pozas, que todavía utiliza la gente para bañarse aunque no estarán sometidas al correspondiente control sanitario.

El Concello ya dispone también de los permisos de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil y Red Eléctrica, y el regidor espera que en breve comiencen las obras, una vez aprobado este viernes el acondicionamiento del acceso, que es el proyecto que aún está pendiente de adjudicación. La inversión asciende a 108.000 euros, de los que 48.000 se destinan al acceso y el resto a la construcción de las pozas, vestuarios y aparcamiento.


El PSOE pide la renovación de los servicios


El alcalde de Punxín, Manuel Vázquez, calcula que las obras tanto del área termal como del acceso se ejecutarán este año. Ayer se celebraba una sesión extraordinaria para la aprobación del proyecto de la carretera, con el fin de ser remitido a la Diputación provincial antes del próximo día 15 de este mes de septiembre. El grupo socialista se abstuvo en la votación, según su portavoz, Lorena Peleteiro, porque el proyecto del acceso contempla la reparación de la red de saneamiento y no hace alusión al abastecimiento. La edil pedía en el pleno que se ejecutase una renovación completa de todos los servicios básicos, además del asfaltado, y no sólo "un lavado de cara para ter que volver a levantar o pavimento cando sigan as averías". La socialista también reclamaba la corrección de algunos errores en el proyecto antes de su aprobación, algo que fue rechazado por el grupo de gobierno integrado por el PP y Ciudadanos, alegando que debía ser presentado en la institución provincial antes del día 15.

El pleno también aprobaba con los votos del PP y Ciudadanos el plan municipal de prevención y defensa contra los incendios. El grupo socialista votó en contra porque el plan, redactado por la Xunta, no está firmado y está incompleto, según Peleteiro.