O Carballiño

La Xunta retrasa al 2013 el centro castrexo de San Cibrán

O Carballiño

Es el tercer aplazamiento tras los anuncios de apertura en primavera, verano y este noviembre

La Xunta retrasa al 2013 el centro castrexo de San Cibrán

La apertura del Centro de Interpretación da Cultura Castrexa de Galicia en el entorno de San Cibrán de Lás, en el municipio de San Amaro, vuelve a ser retrasada por la Xunta hasta el mes de enero del año próximo. Este aplazamiento ya es el tercero en el corto periodo de un año, ya que la Consellería de Cultura anunció en septiembre de 2011 que el complejo de exposiciones estaría abierto al público en la pasada primavera; en marzo de este año que sería en el verano y, finalmente, hace un mes, que el mes de noviembre era el definitivo.
El propio conselleiro de Educación e Cultura, Jesús Vázquez, confirmó ayer en Lás que las previsiones para abrir el Centro, tras 10 años de obras y más de 9,6 millones de euros invertidos, se sitúan 'como tope máximo' en enero de 2013. Vázquez, en ese sentido, anunció que en esta misma semana se licitarán los trabajos de urbanización del entorno del edificio, por 300.000 euros, y que en septiembre será adjudicado el contrato de mobiliario interior, con 79.000 euros de coste. Además, la Consellería ya ha contratado, por 58.000 euros, las obras de soterramiento de las líneas eléctricas.


HISTORIA

El conselleiro recorrió las instalaciones del Centro de Interpretación, acompañado por el alcalde de San Amaro, Ernesto Pérez, y el delegado territorial de la Xunta, Rogelio Martínez. El edificio, de más de 3.000 metros cuadrados de superficie, albergará una exposición estable de la historia castrexa de Galicia, muestras artísticas temporales y aulas didácticas y de investigación. A continuación, Vázquez y las autoridades se trasladaron al contiguo recinto del castro de Lás, con el fin de conocer los trabajos de excavación y restauración llevados a cabo por los equipos de arqueólogos durante los últimos cuatro años.

Entre ellos, destaca el descubrimiento de la vía principal de comunicación de la antigua ciudad castrexa, que ocupa la totalidad del recinto perimetral interior, y de un pozo en el que sus habitantes recogían el agua de la lluvia para abastecerse.

Más en O Carballiño