O Ribeiro

Castrelo de Miño hará otra traída para resolver el exceso de arsénico

O Ribeiro

O Ribeiro

Castrelo de Miño hará otra traída para resolver el exceso de arsénico

Uno de los bandos colocado en Santa María. (MARTIÑO PINAL)
photo_cameraUno de los bandos colocado en Santa María. (MARTIÑO PINAL)
Augas de Galicia realizará un estudio sobre el bombeo desde el Miño a ejecutar en varias fases

Augas de Galicia realizará un estudio relativo a una nueva captación en el río Miño para solucionar el problema de contaminación por arsénico que sufre una parte de la población de Castrelo de Miño. El alcalde, Esteban Suárez Méndez, mantuvo una reunión con la delegada territorial de la Xunta de Galicia en Ourense, Marisol Díaz Monteira, con el fin de plantear posibles alternativas para poner fin a este problema que afecta a un quinto de los habitantes de este municipio. De esta forma, se trabajará en un proyecto de macrobombeo desde el Miño para todo el municipio, con la intención de que se acometa en varias fases.

Al mismo tiempo, el concello ya ha remitido a la Diputación provincial de Ourense la memoria realizada por Aquaourense, la empresa concesionaria de la gestión del agua, para la instalación de filtros en el sistema de abastecimiento, concretamente en la zona de captación denominada Coto Novelle.

La zona afectada en la que el arsénico sobrepasa los niveles recomendables abarca toda la parroquia de Santa María hasta sobrepasar el Parque Náutico y también alcanza a la localidad de Paradela, que aunque pertenece a la parroquia de Barral se surte de la misma captación de Coto Novelle.

En torno a un quinto de la población de Castrelo de Miño, que cuenta con un total de 1.380 habitantes, tiene el agua de la traída contaminada con arsénico, por cuyo motivo los vecinos no la pueden beber ni utilizar para cocinar. Se trata de las localidades de A Ponte, Santa María, Padreiro, Pazo, Toledo, Rial, Costa, Nogueiredo, Paradela y Cortiñas 

La contaminación fue detectada el pasado 7 de octubre en las analíticas realizadas por la Consellería de Sanidade, que recomendó al concello que no se utilizara para consumo humano. Las autoridades municipales procedieron a publicar un bando, avisando a la población, al mismo tiempo que continuó haciendo análisis para comprobar si se producía algún cambio. Los análisis llevados a cabo indicaron que se mantiene la contaminación. 

A los pocos días, las analíticas realizadas en las fuentes públicas revelaron que todas están también contaminadas excepto una, por cuyo motivo, el Concello de Castrelo de Miño entrega garrafas de agua a los vecinos, que pueden pasar a recogerlas en el salón de plenos, ya sea accediendo por la puerta que conecta directamente con la calle o por la entrada principal del consistorio.

El alcalde, Esteban Suarez, declaró que está a la espera de una confirmación definitiva de la Diputación de Ourense para proceder a instalar los filtros. La inversión que asumirá la institución provincial rondará los 54.000 euros.

No obstante, se trata de una medida que requiere un mantenimiento ya que cada cierto tiempo es necesario cambiar los filtros. Esto ha motivado al regidor a dirigirse a la Delegación Territorial de la Xunta con el fin de buscar una solución definitiva, que en este caso será similar a la que se ejecutó en Cenlle y Punxín.