La Región

SUCESO

Fallece aplastado por un árbol cuando talaba madera en Laias

Un compañero lo trasladó aún con vida en su coche al PAC de Ribadavia, pero murió en el camino

Fallece aplastado por un árbol cuando talaba madera en Laias

Un vecino de Salvaterra de Miño (Pontevedra), Antonio Alves Batista, de 52 años y natural de Portugal, falleció a última hora de la tarde del pasado viernes cuando talaba árboles en una propiedad ubicada en el monte de San Trocado, en los alrededores de Laias, en el municipio de Cenlle. El accidente laboral se produjo pasadas las seis de la tarde cuando el fallecido cortaba un árbol que, por causas que se están investigando, se le vino encima de su cuerpo, aplastándole el tronco la cabeza contra el suelo.

Antonio Alves trabajaba para la empresa de Maderas Cortegal, con razón social en Pontevedra. En el lugar se encontraba en ese momento otro empleado, socio de la maderera, que corrió en su auxilio y, ante la gravedad de las lesiones, lo trasladó en su vehículo particular al Punto de Atención Continuada (PAC) de Ribadavia, en el que ingresó cadáver.

El personal sanitario aún intentó reanimarlo pero no pudo hacer nada por salvar su vida, más que avisar al médico forense, que  certificó el fallecimiento. Las autoridades judiciales ordenaron el traslado del cadáver al CHUO con el objetivo de realizar la autopsia, al tiempo que alertaban de lo sucedido a su familia en Salvaterra.

 Agentes de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Guardia Civil abrieron una investigación para esclarecer las causas que motivaron el accidente laboral. Los agentes recabaron ya en la tarde del pasado viernes información sobre el terreno y entre el resto de trabajadores para tramitar las diligencias al Juzgado de Instrucción de Ribadavia. 

El fallecido tenía experiencia en la tala de árboles, dado que lleva ya tiempo trabajando para la empresa en los montes gallegos. 


El segundo muerto en menos de dos meses


Este es el segundo accidente laboral mortal en una tala de árboles en menos de dos meses en los montes de la provincia. El primero fue el pasado 1 de abril cuando perdió la vida otro ciudadano natural de Portugal, Amandio Pereira, de 46 años y afincado desde hace años en Verín, donde se casó. Deja dos hijos de corta edad.

Un familiar encontró su cadáver al ir a buscarlo, alarmado por su tardanza, bajo el árbol que talaba en una finca en los alrededores del polígono industrial de Pazos.

A mediados del pasado mes de marzo, otro vecino de Carballeda de Avia tuvo que se auxiliado por los efectivos de emergencia al ser alcanzado por otro árbol cuando realizaba una tala en una finca de su propiedad en la localidad de Beiro de Abaixo, dentro del mismo municipio.  Los efectivos tuvieron que auxiliarlo a pie, al carecer el terreno de accesos.