O Ribeiro

Pazos, nuevo alcalde de Castrelo de Miño con el apoyo de dos ex ediles del PSOE

O Ribeiro

Política

Pazos, nuevo alcalde de Castrelo de Miño con el apoyo de dos ex ediles del PSOE

Avelino Pazos asumiendo la alcaldía de Castrelo de Miño a la finalización de la sesión (FOTO: ÓSCAR PINAL)
photo_cameraAvelino Pazos asumiendo la alcaldía de Castrelo de Miño a la finalización de la sesión (FOTO: ÓSCAR PINAL)
El regidor, del PP, arrebató el bastón de mando municipal al nacionalista Esteban Suárez en una tensa sesión plenaria

El popular Avelino Pazos se hizo este martes con el bastón de mando en Castrelo de Miño, al salir adelante la moción de censura presentada por  los tres ediles del PP y apoyada por los dos tránsfugas socialistas Jaime Fontanes y Francisco Pérez, contra el hasta ayer alcalde de la localidad, el nacionalista Esteban Suárez. La sesión se celebró en medio de la indignación de simpatizantes del PSOE y del BNG, que se situaron en el salón de plenos de la sala consistorial y en sus inmediaciones con cánticos y pancartas contra la moción de censura donde se podían leer frases como "La democracia ni se compra ni se vende".

El tenso pleno arrancó con la intervención del actual alcalde, Avelino Pazos, quien, debido a la interrupción constante de vecinos indignados, llegó a pedir que se pusiese orden en la sala y no pudo terminar su discurso.

El siguiente en tomar la palabra  -sin ser interrumpido- fue el antiguo regidor nacionalista, Esteban Suárez, quien en su alegato señaló que "o posto que ocupará o portavoz do Partido Popular como novo alcalde será ilexítimo e fraguado nos despachos da Deputación, non avalado polos veciños nas urnas. Non goberna Avelino, gobernará Baltar".

Réplica

El portavoz del Partido Popular Avelino Pazos recuperó su turno para señalar que el BNG y el Partido Socialista han tenido muchos meses para lograr un pacto de gobierno; al no ser así, el Partido Popular, estaba en su derecho de realizar una moción de censura, añadiendo que sí que se respeta la votación de los vecinos del Concello puesto que, mientras que el BNG sacó 349 votos en las urnas, el Partido Popular sacó 346. Ante esta situación aludió a que está claro que los vecinos tampoco querían a Esteban Suárez como alcalde. En un pleno bronco y agitado, la intervención de Avelino fue cortada por gritos de los vecinos de: "A quen non queremos como alcalde é a ti!".

La portavoz del PSOE, Catalina González, aseguró, por su parte, que en los próximos comicios "el partido  vigilará quién va en la lista" y sobre todo intentará que aquellos que vayan, representen realmente las siglas de la agrupación, "non como está vez Francisco Pérez e Jaime Fontanes, aínda que no seu caso, sendo militante de toda a vida, xunto co seu pai, era difícil previr isto". Además la portavoz reiteró que el PSOE y el BNG tienen que ser aliados y no enemigos puesto que "as forzas de esquerda están destinadas a ter que comprenderse". 

Pazos defendió "la legitimidad"de la moción de censura impulsada por su partido exponiendo que "saíu adiante facendo valer as ferramentas dispoñibles" y justificándola por "a falta de diálogo e a parálisis do Concello durante 13 anos de goberno do BNG" aludiendo a que era necesario "un novo ciclo no consistorio".

Concluyó el turno de intervenciones la portavoz del BNG señalando que "no 2023 volveremos a estar nós no goberno, de momento será na oposición dende onde defenderemos os intereses dos veciños do concello".

Modelo de gestión

El presidente provincial del PP y de la Diputación, Manuel Baltar, destacó tras el cambio de alcalde que "Avelino Pazos será quen de poñer en marcha un goberno sólido en Castrelo de Miño, para que o Concello conecte coa veciñanza, coas administracións e se impoña un modelo de xestión que impulse e aproveite o enorme potencial deste territorio".

Baltar quiso, por otra parte, felicitar al nuevo alcalde y también agradecer "o apoio dos dous concelleiros non adscritos  que demostraron que non están na política por figurar senón para traballar polos veciños e veciñas do concello de Castrelo de Miño". " Agora toca poñerse a traballar de xeito urxente e casi desde cero", destacó.

Pazos: “Faremos unha auditoría, que pedimos xa fai un ano"

Cal é a primeira medida que vai  tomar?

Facer unha auditoría das contas do Concello para ver realmente como está a situación económica. Fai un ano que estaba solicitada e aprobada en pleno polo Partido Popular e o PSOE, sen embargo aínda non sabemos nada.

Que vai realizar en materia económica e social no concello?

Social é mirar polos veciños, polas carencias que hai, estar atentos polos máis débiles sobre todo en vista á posibilidade dunha segunda ola da pandemia e potenciar os servizos sociais ó máximo. No económico, cando vexamos as contas do Concello o primeiro que haberá que facer será pagar débedas, despois crear sinerxias coas administracións públicas para poder consolidar emprego e asentar así poboación na localidade.

E en materia de conciliación familiar?

Aínda temos que sentarnos a plantexar un proxecto axeitado, queremos que se faga o servizo de madrugadores pero dun modo que sexa sostible, non empregando a unha concelleira que pode estar ou non estar. Trataremos de conseguir as axudas da Xunta.

Más en O Ribeiro