La Región

O RIBEIRO

Ridimoas alquila una finca para proteger a los galápagos

El "Emys orbicularis" es una especie protegida que habita el arenal de San Cristovo de Ribadavia

Uno de los galápagos que habitan el arenal de San Cristovo de Ribadavia.
Uno de los galápagos que habitan el arenal de San Cristovo de Ribadavia.
Ridimoas alquila una finca para proteger a los galápagos

La Asociación cultural ecológica Ridimoas acaba de alquilar una parcela de 6.000 metros cuadrados para asegurar la supervivencia del galápago europeo (Emys orbicularis), que tiene su hábitat en el arenal de San Cristovo de Ribadavia, a orillas del Avia. El vicepresidente de la entidad, David Rodríguez, asegura que es "un lugar moi interesante para a cría", de esta especie que tiene el mismo grado de protección que el lince, ya que se encuentra en riesgo de extinción.

"Con esta iniciativa tentamos consolidar un espazo seguro para o Emys orbicularis, no que as femias reprodutoras poidan realizar a posta de ovos imprescindible para a continuidade biolóxica da especie", apuntan desde la directiva de Ridimoas.

El alquiler de la propiedad se hizo a través del Banco de Terras de la Xunta de Galicia por un periodo de 10 años. David Rodríguez asegura que además de proteger la población de galápagos, que ronda los 60 ejemplares, también se persigue poner en valor este entorno natural, fomentando el turismo de naturaleza, teniendo en cuenta que es un ecosistema muy productivo en el que abundan otras especies como la garza real y que también resulta especialmente interesante para la investigación.

La asociación critica por este motivo lo que calificó de desidia por parte del Concello de Ribadavia, que no llevó a cabo ningún tipo de intervención para la protección de uno de los mejores hábitats de Galicia para estos galápagos, pese a la documentación que le remitió la entidad, que también confirmó con la Confederación Hidrográfica del Miño - Sil su inclusión en el Dominio Público Hidráulico.

Además, la asociación espera conseguir fondos ya que la Xunta tiene un plan vigente para esta especie en riesgo de extinción.