La Región

Ourense no tempo

OURENSE NO TEMPO

Historias en bicicleta

Quizás haya sido la escasez de figuras de renombre en el mundo del ciclismo el motivo de que pensemos que nuestra ciudad tiene poco que contar en este campo del deporte, y es posible que en parte sea cierto.

Equipo ciclista Blanco y Negro 1910. En sus filas, Luis Ksado, junto a apellidos de sobras conocidos en la ciudad como Moretón, Cuevillas, Román, Da Cunha, etc. (Foto Vida Gallega)
Equipo ciclista Blanco y Negro 1910. En sus filas, Luis Ksado, junto a apellidos de sobras conocidos en la ciudad como Moretón, Cuevillas, Román, Da Cunha, etc. (Foto Vida Gallega)
Historias en bicicleta

Hoy aprovechando que este año la vuelta a España comienza en nuestra provincia (Laias, 20 de agosto). Intentare recordar cómo fueron los inicios de estos “artilugios” en Ourense.

Quizás haya sido la escasez de figuras de renombre en el mundo del ciclismo el motivo de que pensemos que nuestra ciudad tiene poco que contar en este campo del deporte, y es posible que en parte sea cierto. Al margen de las gestas de Raúl Rey Formosel (participó en tres Tour de Francia y cinco Vuelta a España de los años 60), y del hecho de que un olvidado Luciano Cid en 1898 finalizó segundo en las carreras celebradas ese año en Barcelona, solo sabemos de algunos ilustres apellidos del deporte local que de vez en cuando organizaban “raids”: en 1896, Irigoyen, Fábrega, Rego, Fortes y Nieto; 1910, Pemán , Casado Román Narciso Da Cunha, y en los 50, Vara, Ponte, Róales, Da Cunha (hijo) etc., a los que el “cariño” popular suele sumar al gran Delio Rodríguez (Ponteareas, al menos gallego era, y en Ourense tuvo durante mucho tiempo una sucursal de su negocio, bicis, motos, sillas de bebe…).

En la ciudad tenemos constancia de la existencia de algunos trastos extraños que se movían encima de dos ruedas (lo digo así porque resulta complicado definir "aquello"), hacia 1875. Ya nos contaba (y dibujaba) Ático Noguerol dos de aquellas máquinas: la que usaba Pepe Delage, joven de una “familia con posibles” (Indalecio y Alfredo, padre y tío supongo eran propietarios de dos joyerías relojerías y también eran negocio de la familia la sombrerería “La Portuguesa” y un bazar en la calle de La Paz); según Ático, el sillín era tan alto que llegaba a la altura de los hombros.

El último de estos artefactos que se paseó por la ciudad era propiedad de don Arturo Noguerol, cosa que no me extraña, ya que según me contaba su nieto era aficionado a todo aparato o artilugio novedosos que saliera al mercado (ventiladores manuales, visores estereoscópicos, radios a manivela, etc.). Nos recordaba también Ático el triciclo que en aquellos años utilizaba Don Joaquín “el del Teatro” para visitar a su novia en Ervedelo.

Avancemos en el tiempo, y nos encontramos en 1892 que el diario El Derecho comenta la reciente creación del Sport Velocipedista Orensano, un club novedoso en la ciudad que ofertaba actividades deportivas de todo tipo, incluido clases de gimnasia. Los locales en un principio estaban en la calle Porta da Aira, trasladándose posteriormente a Progreso, en la casa de los Espada.

Como continuidad de Club Sport, en marzo de 1896 nace la Sociedad Velocipedista Orensana presidida por Manuel Hermida. Entre los directivos figuraban nombres como Pedro García del Villar y Modesto Lamas Sánchez (hijo de Lamas Carvajal).

En octubre de 1896, según aparece reflejado en algunos tabloides de la época, comenzó a publicarse en Ourense la revista El Ciclista Gallego órgano de los clubs velocipédicos de la región, pero de momento no he conseguido localizar ningún ejemplar.

A comienzos del siglo XX abre en Luis Espada (hoy calle Alejandro Outeiriño) el taller y tienda de bicicletas Narciso Dacunha, quien compartía el bajo con el fotógrafo José Pacheco. Este fue el comienzo de una saga de profesionales de la bicicleta que aún continua activa.

El siguiente hito en el deporte de los pedales aparece en 1910, cuando un animoso grupo de jóvenes crea la sección ciclista del club de fútbol Blanco y Negro, gracias a la generosidad del Marqués de Leis. Como podéis ver en la foto que acompaña este artículo, los miembros del equipo eran muy conocidos.

Los antecedentes de la vuelta a España en nuestra provincia, nos llevan a la segunda edición disputada en 1936, en la que la 18ª etapa llega a la Villa de Verín procedente de Vigo. El vencedor fue el cántabro Fermín Trueba Pérez. En la siguiente edición, celebrada en el 41 (cinco años de parón por causas…) se repite etapa, siendo en esta ocasión el vencedor Delio Rodríguez (el gran Delio aún hoy ostenta el récord de ser el corredor de toda la historia con mas victorias de etapa en la Vuelta a España).

Ourense tuvo que esperar hasta el 31 de mayo del 47 para ver un final de etapa. El vencedor fue el italiano Félix Adriano. En total, con este año, serán 14 ocasiones en las que la provincia es escenario de la Vuelta española.