La Región

Ourense no tempo

OURENSE NO TEMPO

Los primeros colegios religiosos

Siguiendo con el tema de la enseñanza en Ourense, hoy para compartir estas bellas imágenes, recuperamos unos datos de estas instituciones.

Alumnas de Carmelitas en los años 40. (Colección particular.)
Alumnas de Carmelitas en los años 40. (Colección particular.)
Los primeros colegios religiosos

Siguiendo con el tema de la enseñanza en Ourense, hoy para compartir estas bellas imágenes, recuperamos unos datos de estas instituciones.

La Purísima

El 9 de diciembre 1857 habían llegado a petición de la Diputación provincial las hermanas de la congregación de las “Hijas de la Caridad”, el encargo era ocuparse de la atención del Hospicio, que pocos años antes (diciembre de 1854) se había inaugurado para paliar las deficiencias de este imprescindible servicio. Las instalaciones -como insinúa la invitación (Archivo de la catedral, caja 354/1. Recuperada por Miguel Ángel González García en “Algunos oficios del ayuntamiento de Ourense al Cabildo, 1854-1868)- estaban situadas en la esquina que hoy ocupa Hacienda, y su denominación era Hospicio de Isabel II. Hoy poco o nada recordado, pero en su momento dio nombre a la actual calle Concordia.

En la documentación oficial figura como primer encargo la gestión de la "Casa cuna de expósitos" y el hospicio de mujeres ubicado en el hospital de Las Mercedes “Santa María a Nova”.

El cuidado de los bebés en sus primeros años fue haciendo necesario preocuparse de su educación, y ese fue el siguiente paso: complementar el cuidado con la formación.

La acción benefactora de doña Ramona del Villar Taboada (de los Reinoso) facilita que las hermanas abran un colegio para niñas pobres, aprovechando las posesiones de la familia en la cercana parroquia de Cornoces en Amoeiro eso ocurrió hacia 1881. En la ciudad hubo que esperar hasta 1896 para que abrieran inicialmente un parvulario en el colegio que hoy conocemos como de “La Purísima” en la calle Santo Domingo

Si queréis conocer en detalle la historia ourensana de las Hijas de la Caridad, tenéis un excelente trabajo de Don José Ramón Hernández Figueiredo titulado: “Las Hijas de la Caridad en Ourense, Beneficencia y enseñanza (siglos XIX y XX)".

Carmelitas

Carmelitas de la Caridad, Carmelitas Vedruna, Carmelitas Santa Teresa de Jesús, son algunos de los nombres que podéis encontrar en los papeles, pero para Ourense son "las Carmelitas".

A pesar de que yo mismo he citado antes a las Hijas de la Caridad, en justicia hemos de decir que el primer colegio regido por religiosas en Auria fue el de las Carmelitas.

Si bien su historia es extensa, los datos sobre sus inicios son al menos para mí prácticamente desconocidos; sólo puedo deciros que el 12 de marzo de 1879, con la autorización del obispo Cesáreo Rodrigo Rodríguez y gracias a la generosidad de la familia Temes que les cede el edificio que aún hoy ocupan en la plaza del Corregidor, comienza la andadura de las Hermanas Carmelitas en Ourense.

(Fue mi primer colegio. Aunque durante mucho tiempo fue solamente femenino, durante los sesenta en los primeros cursos se admitían niños.)

Las Josefinas

Por mis datos, la tercera congregación que se instaló en nuestra ciudad fue la de las Siervas de San José.

En los años veinte, con el apoyo de la Sociedad Cultural Trivesa, fundan su primer centro en la provincia. Fue en la casa chalet de don Agustín Blanco, en Trives. Catorce años después deciden su traslado a la ciudad, instalándose en la calle del Padre Feijoo, enfrente de la iglesia de la Trinidad, (la casa era propiedad de José Fernández y en los últimos tiempos albergó el colegio San Fernando.)

De manera oficial tuvieron que suspender su labor en el año 1936, aunque de manera clandestina muchos alumnos continuaron asistiendo a sus aulas.

Así se mantienen hasta que en 1940 consiguen los permisos para reanudar su actividad; en esta ocasión y sabiendo de las perspectivas existentes, ocupan el solar donde siguen actualmente.

A lo largo de los años se hizo necesario hacer gran cantidad de modificaciones y ampliaciones hasta llegar a las adecuadas instalaciones actuales. El edificio original se había concebido para albergar las oficinas de la eléctrica Balvís y una fábrica de curtidos, alterándose después para albergar a los Jesuitas, y varias familias en viviendas de vecindad.

Franciscanas, Divino Maestro, etcétera... Intentare en próximos artículos continuar con la historia escolar auriense.