Ourense

¿Abrazo a la agenda ourensana?

Ourense

Análisis

¿Abrazo a la agenda ourensana?

Abrazo de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias para sellar el acuerdo para la coalición.
photo_cameraAbrazo de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias para sellar el acuerdo para la coalición.
España encara días decisivos para conocer si será posible que fructifique el primer gobierno de coalición de la era democrática, pendiente de los apoyos al pacto alcanzado entre PSOE y Podemos. Pero, ¿qué puede esperar Ourense de ambos?

Con el diagnóstico encima de la mesa desde hace mucho tiempo, Ourense espera soluciones desde Madrid a sus principales desafíos para mejorar su potencial y mejorar las condiciones de vida de los ourensanos. La evolución de las pensiones, importante en una provincia condicionada por el envejecimiento, las nóminas de los empleados públicos o de aquellos que perciben el salario mínimo, el impulso a infraestructuras que se acumulan en el cajón o las medidas para abordar el reto demográfico son algunos de los retos pendientes, que tendrá que afrontar el primer Gobierno central de coalición de la etapa democrática siempre que PSOE y Podemos, que ya se han dado el abrazo, sean capaces de seducir a los partidos necesarios para que los números cuadren. ¿Pero está la agenda ourensana en los programas de ambas formaciones, abrazan esos retos?


Ámbito económico


La revalorización de las pensiones emerge como una cuestión clave para Ourense, donde los incrementos registrados en 2018 y 2019 fueron los más elevados del Estado aunque eso no impidió que la brecha con el resto de territorios se fuese ensanchando. Tanto PSOE como Podemos incluyeron en sus programas electorales diferentes puntos sobre las pensiones, imponiéndose "mantener el poder adquisitivo" aumentando cada año las prestaciones conforme al IPC real.

La previsión presupuestaria del Ejecutivo en funciones enviada a Bruselas habla de un 0,9% más en 2020. En lo que respecta a las pensiones mínimas, Podemos contempla en su programa subir las no contributivas a los 600 euros. Ponerse de acuerdo cuanto antes es imprescindible para que los pensionistas no vean cómo sus nóminas vuelven a crecer al 0,25%.

Otro colectivo nutrido de la provincia que mira con mucho interés a lo que suceda finalmente con la investidura y la formación de Gobierno es el de los empleados públicos, cerca de 18.500 personas a los que los socialistas pretenden aumentar el salario un 2% cada año, en la línea del último acuerdo firmado por el anterior ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y los sindicatos, en el que se reservaba la posibilidad de una cantidad mayor si el crecimiento del PIB era más elevado.

En lo que sí coinciden PSOE y Podemos es en su intención de seguir aumentando el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), que se situó a principios de año en los 900 euros. Ambas formaciones quieren situarlo en el 60% del sueldo medio, alrededor de 1.200 euros, a lo largo de la legislatura. Se estima que son unos 20.000 ourensanos los que se verían beneficiados del incremento del salario mínimo.


Preocupaciones sociales


Trece años después de la aprobación en el Congreso de la ley de dependencia, los recortes durante la crisis han dinamitado parte de sus objetivos, lo que en una provincia como la de Ourense con un índice de envejecimiento disparado supone un drama.

Con más de 10.700 vecinos beneficiarios de la ley, más de 2.000 continúan esperando por sus ayudas. El compromiso sellado por PSOE y Unidas Podemos fija la reducción de las listas de espera como una de las principales prioridades, así como destinar más recursos a la atención de dependientes, lo que sin duda redundaría en una clara mejora para la provincia, aún tratándose de una medida global.

Tampoco pierden de vista los retos de combatir la soledad, algo que en Ourense, donde más de 18.000 personas mayores de 65 años residen sin compañía, es una medida más que necesaria. Una estrategia estatal, la propuesta para abordar este problema.


El rural pide oportunidades


Tras conseguir en los últimos años situar el problema demográfico en la agenda estatal, la interinidad en Moncloa ha dejado en stand by la aprobación de una estrategia para hacer frente a este desafío, mencionado explícitamente en el texto del acuerdo para hacer un ejecutivo de coalición.

La intención de Pedro Sánchez es la de contar con un ministerio específico para combatir la despoblación, que a diferencia de la política de la Xunta de apostar decididamente por incentivos fiscales en el rural, los programas de PSOE y Podemos hablan de dotar de servicios tecnológicos, lo que en una provincia con más de 900 pueblos del rural sin un simple acceso a una conexión de internet en condiciones. El compromiso del hipotético Gobierno central es la de asegurar, al menos, 30 megas de banda ancha en esta legislatura, un plan que ya estaba en marcha y que se ha visto condicionado por la inestabilidad política.

Hay coincidencia también entre los documentos programáticos de las fuerzas de izquierda en potenciar el transporte público, hablando ambas de garantizar un servicio diario de los municipios a sus cabeceras de comarca, para garantizar la atención sanitaria o la inclusión financiera, ya que son cada vez más los concellos que pierden su entidad bancaria, uno de cada cuatro ahora mismo en Ourense, una provincia que quiere ser parte del abrazo que el martes se daban Sánchez e Iglesias, a los que le esperan una larga lista de prioridades para el desarrollo de este territorio.



Compromiso con las infraestructuras de la “España vaciada"

El concepto de "España vaciada" ha ido calando en los programas electorales de los partidos en el último ciclo de comicios, siendo ya un ingrediente indispensable.

En esta materia, sobresalen en las intenciones el impulso de infraestructuras para garantizar las oportunidades de movilidad en todos los puntos del Estado.

Así, Ourense acumula una deuda histórica en lo que se refiere a las infraestructuras, con un AVE que sigue sin llegar y que debe completarse en su plenitud en esta próxima legislatura.

Atendiendo a los compromisos de PSOE y Podemos, ambos dicen apostar por concluir los corredores ferroviarios en marcha, lo que incluiría a la conocida como variante exterior en la que todavía no se ha movido ni una piedra, pero también al refuerzo de los trenes de proximidad, que han sufrido un desmantelamiento.

El corredor atlántico de mercancías, clave para comarcas como Valdeorras, también está contemplado en los planes de la coalición, que hacen una mención genérica en lo que se refiere a carreteras, con las autovías o la circunvalación norte esperando su impulso en Ourense.

Para Podemos, es también una prioridad reducir las tarifas en servicios ferroviarios, por lo que habrá que ver si se atiende la unánime exigencia ourensana de "atacar" las tarifas del Avant. Ahora, tienen la oportunidad.



LAS CLAVES - Las prioridades de Ourense

Medidas económicas

PSOE y Podemos apuestan por la revalorización de las pensiones para que no pierdan poder adquisitivo, algo muy necesario en Ourense, con las prestaciones más bajas. A los empleados públicos, también un colectivo nutrido, se les promete una subida del 2%.

Política social

La lista de espera para ayudas de dependencia está engordada por 2.000 ourensanos. Dotar la ley con más recursos, promesa de la coalición.

Reto demográfico

Un ministerio específico para combatir la despoblación, la cobertura universal de banda ancha o mejora de servicios de transporte, necesidades que prometen acometer.

Infraestructuras

PSOE y Podemos asumen el compromiso de finalizar obras como el AVE e impulsar otras como el corredor atlántico. En sus programas apuestan por infraestructuras para la llamada "España vaciada".