Ourense

El acceso a los juzgados: con justificante, gel y distancias

Ourense

Desescalada en Ourense

El acceso a los juzgados: con justificante, gel y distancias

La señalización en las plantas del Pazo de Xustiza.
photo_cameraLa señalización en las plantas del Pazo de Xustiza.
En los juicios, con aforo limitado, no son obligatorias las togas y es precisa cita previa para gestiones

Los edificios judiciales viven la fase 1 de desescalada en el actual estado de alarma con medidas en las que se prima el control de acceso a las sedes, las distancias de seguridad y se intentan potenciar los medios telemáticos para reducir la presencia de público en pasillos y salas. 

La sección segunda de la Audiencia de Ourense tiene previsto celebrar hoy, a partir de las once, la primera vista pública tras dos meses y medio sin juicios penales. Según confirmó el presidente de la Audiencia, Antonio Piña, "será necesaria la mascarilla en el interior de Pazo de Xustiza, habrá que desinfectar las manos a la entrada y respetar los canales de acceso y salida señalizados en el suelo para no coincidir", explica. Y, aunque hay magistrados que no están usando la mascarilla en el estrado, Piña es partidario de que la empleen todos los presentes en la sala. Si llevarán toga pero los letrados están exentos. Las bancada reservada al público quedó limitada: una fila para los periodistas (sentados en los extremos de los bancos y con separaciones de dos metros) y otra para el resto del público. Asimismo, el micrófono para testigos deberá protegerse con plásticos recambiables y los accesos al resto de plantas del inmueble quedan vetados para el público en general.

Plantilla incompleta

Los órganos judiciales se preparan para el retorno a la llamada nueva normalidad, pero ahora con un 30-40% de la plantilla en sus puestos presenciales en esta primera fase (la totalidad en las guardias de los juzgado y fiscalía, equipos técnicos de menores y auxiliares de autopsia). En el ámbito judicial ya todos dan por hecho que 4 de junio se procederá al levantamiento de los plazos judiciales para intentar  dar salida a los miles de asuntos atascados desde que se decretó el estado de alarma y los nuevos que surgirán con motivo de la crisis económica.

El decano de los jueces, Leonardo Álvarez, firmó ayer un acuerdo gubernativo para regular el tránsito por el edificio judicial de O Couto, concretados en 21 puntos, cuya vigencia se extenderá tres meses desde que concluya el estado de alarma.

El primer punto deja claro que "no se podrá acceder al interior del edificio judicial sin causa debidamente justificada, que deberá acreditarse ante los agentes responsables de la seguridad". Tampoco se permite circular sin mascarilla o dispositivo análogo de protección y antes de entrar es obligatorio "lavarse las manos con el gel desinfectante que habrá en cada una de las entradas que da acceso al edificio ". El decano también hace un llamamiento para guardar las distancias de seguridad.

Para evitar aglomeraciones, solo se permite la entrada 10 minutos antes de la actuación procesal para la que se tenga cita y una vez realizada debe abandonarse el inmueble.

Tanto particulares como profesionales que acudan a realizar consultas, en caso de que no se pueda realizar telemáticamente, tienen que pedir cita previa en el juzgado al que precise acudir, salvo causa justificada. Entre juicios o entre actuaciones procesales distintas habrá que desinfectar la sala o bien disponer de material de limpieza desechable.

Álvarez asegura que van a intentar dar preferencia al uso de sistemas telemáticos en cualquier actuación procesal que exija la presencia de terceros, por lo que en el acuerdo gubernativo se estable un reparto por juzgados  de los sistemas videoconferencia (hay ocho y cuatro son fijos). 

Juicio por una agresión sexual que fue aplazado tres veces

La Audiencia de Ourense sienta en el banquillo esta mañana a Ion A.B. y Abderraman Nai -este último en prisión provisional- por un robo con violencia, agresión sexual y lesiones, delitos por los que el fiscal reclama una pena de once años de cárcel y dos meses multa (seis euros al día). Será la cuarta cita para juzgarlos ya que se suspendió en las tres anteriores por distintos motivos, incluida la ausencia de uno de los procesados o la víctima, quien, durante la instrucción, solicitó el archivo de las actuaciones.  

El supuesto perjudicado, un joven marroquí, relató a la Policía Nacional que los inculpados quedaron con él y se desplazaron a Oira para cerrar la venta de un teléfono el 25 de enero de 2017 pero, una vez allí, le robaron el dinero y lo agredieron  al tiempo que lo obligaron a desnudarse y practicarle una felación a Abderraman, quien, según dijo, le llegó a introducir dos dedos en el ano.

A consecuencia de estos hechos, el denunciante sufrió lesiones de carácter leves por las que recibió una única asistencia facultativa.