Ourense

Roban cajas de cerveza, leche y vino de un bar y se llevan el botín en taxi

Ourense

Tribunales

Roban cajas de cerveza, leche y vino de un bar y se llevan el botín en taxi

Los dos autores fueron a juicio y se enfrentan a año y medio de cárcel

Jonathan B.F., de 35 años, y Óscar C.R., de 45, se enfrentan a la petición de un año y medio de cárcel por un delito de robo con fuerza. El ministerio fiscal los acusa de haber forzado en la madrugada del 19 de diciembre del 2018 la persiana metálica del almacén de la cafetería Cisne, situada en la rúa Jesús Pousa (A Ponte), y sustraer tres cajas de leche, otras once de cerveza de diferentes marcas y varias botellas de vino.

Ambos, según la fiscalía, contrataron con anterioridad el servicio de dos taxis para transportar el botín sustraído. Los taxistas desconocían, según el escrito de acusación, que las cervezas, leche y vino procedían de un robo. Los dos acusados se sentaron ayer en el Juzgado de lo Penal 2 y no reconocieron los hechos. El ministerio fiscal, además de solicitar el año y medio de cárcel para cada uno, pidió que indemnicen a la dueña del local con el valor del botín, un total de 514,85 euros y con otros 223,85 por los daños ocasionados en la persiana.

Este no fue el único juicio ayer en el Penal 2 por la sustracción de alimentos y bebidas. Otro acusado, Samuel A,D.P., aceptó dos años y nueve meses  de cárcel por un delito de robo con violencia y otro continuado de hurto en varios negocios de la ciudad. En este caso, los hechos enjuiciados se remontan al 8 de mayo del 2019 cuando el imputado, según reconoció, entró en un supermercado de la calle Doctor Fleming y se apoderó de un queso. Los trabajadores intentaron retenerlo, pero salió corriendo dándole patadas y tirando el queso al suelo. 

Al día siguiente, se apoderó de 180 euros en un negocio del casco antiguo, tras amenazar con "pinchar" al dueño. Su actividad delictiva, según el mismo reconoció, continuó dos días después en una pastelería de O Couto -sustrajo 450 euros- y en una cafetería de la rúa Ramón Puga, en la que sustrajo 500 euros y una tablet. Estos dos últimos robos, según el ministerio fiscal, los ejecutó por el método del descuido. Tendrá que devolver el dinero robado.