Ourense

Su adicción al juego le llevó a quemar el monte ourensano

Ourense

TRIBUNALES

Su adicción al juego le llevó a quemar el monte ourensano

​Un vecino de Cudeiro aceptó tres años de prisión por un fuego forestal grave

A David Fernández, de 32 años, su adicción al juego le ha complicado la vida. Su ludopatía le ha llevado a padecer un trastorno de control de impulsos, que, según reconoce la fiscal de Medio Ambiente, "limita de modo relevante su capacidad intelectiva y volitiva". Por esta razón, ayer rebajó sus pretensiones iniciales de condena de cinco años y medio de cárcel  por un incendio forestal a tres, al aplicarle la eximente incompleta de trastorno psíquico que recoge el Código Penal, como muy cualificada.

El inculpado, quien trabajaba como panadero cuando ocurrieron los hechos, reconoció ser el autor de un fuego que el 29 de agosto de 2015 afectó a 45,70 hectáreas en los aledaños a la ciudad, en las proximidades de Cudeiro. Para ello, se valió de un artefacto incendiario, lanzado desde su coche, que fabricó él mismo: una colilla de un cigarro a la que ató unas cerillas. 

La condena que aceptó incluye una multa de 12 meses, a razón de dos euros al día, además de tener que abonar los gastos provocados por la extinción del fuego, que alcanzaron los 74.980 euros.

La defensa de David Fernández interesará en el trámite de ejecución de sentencia que no se haga efectivo su ingreso en prisión -estuvo 20 días tras ser detenido y salió bajo fianza de 2.500 euros-para someterse a un tratamiento psiquiátrico y psicológico adecuado a la patología que padece. El acuerdo alcanzado ayer entre las partes ya incluye una medida de libertad vigilada durante tres años y la obligación de un tratamiento médico.

Pese a que los hechos ocurrieron a finales de agosto de 2015, fue detenido el 3 de febrero de hace dos años tras una laboriosa investigación policial en la que el Distrito Forestal XII Miño- A Arnoia tuvo un papel decisivo. En connivencia con la Policía Autonómica, instalaron una cámara de vigilancia en la OU-150, la carretera que enlaza Valdorregueiro y Cudeiro ya que eran frecuentes los fuegos en el perímetro de Cudeiro.Las  imágenes proporcionaron un listado de turismos sospechosos.

El incendio que se le imputa a David obligó a cortar la carretera OU-150 y a que la Xunta decretara el nivel 2 de alerta durante toda una tarde por el riesgo para la población.