Ourense

Adif concluye el montaje de la vía derecha desde Pedralba a Taboadela

Ourense

Adif concluye el montaje de la vía derecha desde Pedralba a Taboadela

El administrador ferroviario confía en finalizar la vía izquierda antes de junio y la catenaria, en el tercer trimestre

Adif ha concluido el montaje de la vía derecha del último tramo del trazado gallego de alta velocidad, entre Pedralba de la Pradería y Taboadela. El trabajo fue culminado con el encuentro de los equipos de trabajo de las dos empresas a las que fue adjudicada esta operación: Ferrovial, desde Pedralba a Campobecerros, con una longitud de algo más de 56 kilómetros y Convensa desde Campobecerros hasta Taboadela. El montaje de la vía avanzaba en los primeros días de la semana pasada por el túnel de Bolaños, desde Pedralba y por el de Portocamba, deste Taboadela. El encuentro entre ambos equipos se produjo, como era de esperar, en la recta de 1,2 kilómetros que separa uno y otro túnel en la pequeña localidad de Campobecerros y que sirve de puesto de banalización, para que los trenes puedan cambiar de vía izquiera a derecha y viceversa, para realizar un adelantamiento o salvar un obstáculo si se llega a producir.

El siguiente objetivo del Adif es concluir la vía izquierda en el curso de los próximos dos meses, de manera que esté lista aproximadamente a finales de mayo o primeros días de junio y que a lo largo del tercer trimestre del año, entre junio y septiembre, se finalice el montaje de todo el sistema de electrificación, incluyendo el tendido de la catenaria. 
No obstante, desde el Adif no descartan que pueda haber algún ligero retraso debido a las condiciones derivadas del estado de alarma, que podría demorar la entrega de algunos suministros o generar dificultades a la hora de ajustar las plantillas de las distintas empresas que están trabajando, como consecuencia de las medidas que hay que tomar para mantener la operatividad. El decreto que regula el estado de confinamiento permite el desarrollo de la actividad en sectores como el de la construcción. Pero esa situación podría cambiar si se recrudecen las medidas como acaba de suceder en Italia y entonces las obras quedarían paralizadas.

Pese a que las obras siguen, como decíamos, sin interrupción, si se están produciendo "daños colaterales" como consecuencia de la crisis del coronavirus: a partir de esta semana, con el cierre de todos los establecimientos hoteleros y de alojamiento, se dificulta la actuación de los técnicos y facultativos que realizan los seguimientos de las obras y que, de lunes a viernes, para poder hacer un seguimiento más cercano, se alojaban en hostales y pensiones de las inmediaciones del trazado, entre A Gudiña y Ourense.

También se están generando problemas en la frontera con Portugal, para la circulación de trabajadores del país vecino que engrosaban algunas de las cuadrillas que están realizando distintas tareas en el proceso de montaje de la vía. Sin embargo, pese a todos estos contratiempos, el equipo directivo del Adif confía en cumplir los objetivos de finalizar todos los trabajos de la vía y catenaria en el tercer trimestre de este año.

Dilación de plazos
Con respecto a la dilación que se va a producir en los plazos de las licitaciones, al ampliar el período para que las empresas puedan presentar sus ofertas, esta medida, tomada el 17 de marzo, afectará a otras líneas en obras de la red de alta velocidad, pero no a la línea gallega, ya que el único contrato pendiente, el tratamiento de perfil y amolado del carril, ya está en fase de adjudicación. n