Ourense

Adif renuncia a la doble vía en el viaducto sobre el Miño

Ourense

GOU

Adif renuncia a la doble vía en el viaducto sobre el Miño

El administrador de las infraestructuras modificó el proyecto inicial y mantendría la vía única con tres carriles que se desdoblará metros antes de entrar en la estación de A Ponte

El viaducto del Miño no tendrá doble vía, como se había previsto en el proyecto de adaptación del corredor de ancho mixto desde Taboadela hasta la estación de Ourense. Adif ha renunciado a esa opción aunque no ha dado más explicaciones sobre la causa de esa modificación, que puede ser debida a razones de seguridad, como por ejemplo, que a sus sesenta y tres años de servicios ininterrumpidos ya no reúna condiciones para soportar dos vías.

La UTE formada por Copasa y Cosfesa fue adjudicataria de la implantación de un corredor de ancho mixto, con una vía con tres carriles desde Taboadela hasta As Lagoas, poco después de traspasado el túnel de San Francisco. A continuación, un desvío desdoblaba en dos esa vía, quedando la derecha, en dirección A Ponte, de ancho estándar, para que circulasen por ella los trenes directos de alta velocidad,  y la izquierda para los trenes de ancho ibérico, incluyendo los AVE que previo paso por el cambiador de ancho, continuasen hacia el resto de las ciudades gallegas. Otro contrato, adjudicado a las empresas Civis Global y Taboada y Ramos, tenía entre sus actuaciones complementarias al primero, la realización de un estudio pormenorizado del viaducto para comprobar la viabilidad de soportar la doble vía prevista, así como las actuaciones de refuerzo y rehabilitación que permitieran instalar los pasillos laterales de evacuación y la cimentación de los postes de la catenaria.

Este contrato, que se inició en los primeros meses de 2019, desarrolló los trabajos sobre el viaducto, para realizar labores de comprobación y limpieza el pasado verano. En noviembre, durante los 24 días que permaneció cortada al tráfico la línea de Zamora para realizar el desmontaje de la vía anterior y la colocación de la nueva, ya no se realizó el desdoblamiento de la misma en el punto que estaba previsto en el proyecto. El desvío que convertirá la vía de ancho mixto en dos de distintos anchos aunque está todavía sin colocar ya tiene su espacio previsto inmediatamente después de traspasar el río, unos metros antes de entrar en los andenes de la estación.

El viaducto del Miño fue proyectado por el ingeniero José Luis Tovar Bisbal y comenzó su construcción en la década de 1940, aunque no fue inaugurado hasta el 1 de julio de 1957, el día que el tren de Zamora llegó a Ourense. Esa línea sería inaugurada en su totalidad un año después, cuando quedó finalizado el tramo O Carballiño-Santiago.

Con una longitud de casi 360 metros y una luz en su arco central de 62 metros, fue uno de los grandes viaductos construidos en hormigón armado en esa época y el segundo más grande de la línea después del Martín Gil, situado en la provincia de Zamora, que con una longitud de 479 metros y una altura sobre el río Esla de 84 fue durante unos años el viaducto de hormigón con mayor luz en su arco central del mundo. Construido para doble vía, como todos los viaductos de la línea, nunca llegó a tener más que una. Y así seguirá.