Ourense

¿Adiós al alcalde-portavoz?

Ourense

CRÓNICA

¿Adiós al alcalde-portavoz?

Los portavoces y el alcalde, durante la reunión para abordar el desarrollo de los plenos.
photo_cameraLos portavoces y el alcalde, durante la reunión para abordar el desarrollo de los plenos.
Plenos eternos han llevado a los grupos políticos a replantearlos. La intención del gobierno de reducir tiempos no ha gustado a la oposición, que culpa al alcalde, sin límite en sus intervenciones, por su papel protagonista en los debates.

Apenas cinco meses después de ponerse en marcha el mandato, los grupos políticos del Concello de Ourense parecen haberse dado cuenta de la insostenible situación en la que se estaban convirtiendo los plenos municipales, con el último ya por encima de las siete horas de duración y el consiguiente empobrecimiento del debate y de la búsqueda de soluciones para la ciudad.

Reunidos en junta de portavoces, los representantes de las formaciones políticas trataron ayer de buscar una solución para poner coto a la verborrea en el salón de plenos, que ha llegado a su máxima expresión tras haber entrado un quinto actor en la Corporación y por el papel protagonista (alcalde-portavoz, le atribuyó el nacionalista Luis Seara) que toma el regidor ourensano, Gonzalo Pérez Jácome, que tal y como estipula el reglamento municipal tiene vía libre para explayarse cuándo y cómo quiera, sin los límites de tiempo que sí tienen los concejales en sus intervenciones.

Aunque gobierno y oposición coinciden en el diagnóstico, ambos difieren en la causa. Mientras PP y DO llevaron a la reunión la opción de reducir los tiempos actuales de cinco y cuatro minutos en cada turno a cuatro y tres por pasar de cuatro a cinco grupos en el pleno; PSOE, Ciudadanos y BNG lo rechazaron de pleno, señalando a Jácome y entendiendo que restar minutos mermaría su labor.

"Quen debe reducir tempos é o alcalde, porque non é responsabilidade nosa que se alonguen", señaló el portavoz del BNG, Luis Seara, cifrando en 32 intervenciones y una hora y media el protagonismo de Jácome.

Laureano Bermejo, de Ciudadanos, criticó "las continuas intervenciones de alguien que tiene que dar la puntilla siempre", mientras que el socialista Rafael Villarino cree "inaudito que o alcalde en cada tema interrumpa", apuntando también a su estilo "de soltar improperios e descalificar". Le animó a "facer unha proba empírica de deixar de intervir, co compromiso de probar".

El portavoz de DO, Miguel CAride, reconoció que "a calidade do debate cae por cansanzo" y apuntó que "o alcalde o terá en conta", pero haciendo un llamamiento a todos "para que os plenos sexan máis áxiles". Desde el PP, recordaron a la oposición que Jácome "está dentro del reglamento", pero prometió también poner su granito de arena para "que los tiempos sean razonables". En dos semanas, tienen el examen. ¿Será el adiós al alcalde-portavoz? 


El calendario de sesiones se ajusta por los festivos


La junta de portavoces sirvió para consensuar los cambios de fechas de los tres próximos plenos ordinarios, todos ellos coincidentes con fechas festivas, por lo que no podían realizarse el primer viernes de cada mes.


El acuerdo alcanzado fue el de celebrar el de noviembre el lunes día 4 –en campaña electoral–, el de diciembre retrasarlo al viernes 13 y el de enero fijarlo para el 10 de enero.