La Región

ENTREVISTA

Adolfo Domínguez: "No temo a la crítica porque uno está sujeto al juicio de los otros siempre"

Adolfo Domínguez presenta... No se trata de su última colección de moda sino de una novela escrita en verso suelto en la que palpitan por sus 700 páginas la dictadura argentina, torturas, romances, física cuántica, narcotráfico colombiano... 'Juan Griego' será "una de las grandes novelas del siglo", asegura su editora

Adolfo Domínguez acaba de presentar su novela.
Adolfo Domínguez acaba de presentar su novela.
Adolfo Domínguez: "No temo a la crítica porque uno está sujeto al juicio de los otros siempre"

Hemos podido leer el primer capítulo de ‘Juan Griego'. Con un comienzo tan impactante por la manera de relatar una tortura, ¿no teme que ser Adolfo Domínguez puede acabar resultando una faena?

(Piensa la respuesta) No, creo que no. Me encanta el oficio que he tenido, lo disfruto. 

Se lo comento por el riesgo de que el afamado costurero opaque el hallazgo de un prometedor escritor.

Esto fue una vida alternativa. Yo admiro a los escritores de casi una sola obra como Juan Rulfo con 'Pedro Páramo'. Hay veces que eres capaz de hacer varias obras. Shakespeare es otra cosa, Cervantes es maravilloso y el Quijote, definitivo. Es posible que si me hubiese dedicado a escribir, hubiese hecho dos o tres libros, pero con uno estoy feliz. A mí me encanta el oficio que he tenido de costurero. El empresario tiene una vida dura y todos tenemos una afición, un mundo paralelo al que agarrarnos y escribir es mi mundo paralelo. 

Va a haber una presentación de en el Instituto Cervantes a la que incluso puede asistir un premio Nobel de Literatura como Vargas Llosa...

(Se sorprende) No sé si va a asistir.

¿Será la presentación a las letras de un futuro novelista o va a ser como Juan Rulfo, que escribió ‘Pedro Páramo' porque faltaba en su biblioteca?

No le puedo contestar. Tengo cosas escritas pero si las publico o no es otro asunto. 

Son 27,50 euros de novela. 

Baratísimo con lo que hay dentro. 

Amancio Ortega quizá le recomendaría que la pusiese más barata para llegar a más gente. 

Hay tanto trabajo de la editorial y mío que sería imposible. Además, ojalá se gane dinero, pero no es el objetivo y nunca lo ha sido. Creo que con la gran literatura el dinero que se gana no es tanto.

Pues si regala el primer capítulo con cada prenda que venda podría ayudar con la promoción...

(Se ríe) No lo sé. Yo creo que está bien escrito, aunque ya me lo dirá usted cuando termine de leer el libro. 

Su editora, Susana Prieto Mori, sitúa ‘Juan Griego' a la altura de ‘Tiempo de silencio' de Luis Martín-Santos' o de ‘El Jarama' de Rafael Sánchez Ferlosio. En la presentación aventuró que va a ser una de las grandes novelas de este siglo. ¿Qué dice el elogiado? 

Son sus palabras, no las mías. Yo no me atrevo a decirlo por una razón: sólo el tiempo lo puede decir y es el acuerdo generalizado de varias generaciones. Es muy complejo llegar al canon, llegan muy pocos y yo no lo afirmo.

¿Quién ha leído el libro?

Los editores y poca gente más. A mi hija Tiziana, que lo trabajó muchísimo, le gusta, y la editora hizo lo posible para hacerlo mejor. 

Aunque no tiene claro si continuar la carrera como escritor, ahora que se ha apartado un poco de la dirección de la empresa la falta de tiempo no es disculpa. 

Ahora tengo que comunicar este libro, se lo debo a Juan Griego y a la editorial Defausta. A la editorial le estoy muy agradecido porque han trabajado, todos, en este texto una enormidad. Si no lo conseguimos, no es por falta de esfuerzo y entusiasmo, pero creo que lo vamos a conseguir. Las pruebas de lectura por las que me preguntaba antes son positivas. 

¿Le teme más a la crítica o a los sindicatos?

(Se ríe) A la crítica no le temo porque uno siempre está sujeto al juicio de los otros. Temer, temer... La sensación más primigenia del ser humano y de cualquier animal es el miedo. Yo le tengo respeto a los sindicatos, por supuesto, porque representan a muchos trabajadores, pero convivo bien con ellos. 

No se ha caracterizado por ser políticamente correcto en temas sensibles como posicionarse a favor del despido libre “para que la gente se gane cada día su puesto". ¿Se arrepiente de lo que ha dicho? 

Es imposible arrepentirte del pasado porque no puedes rehacerlo. Que hay cosas que a lo mejor... Depende de si me lo preguntas como ciudadano porque tenemos una responsabilidad ciudadana. Es triste una sociedad que no deja opinar a la gente lo que piensa y cree. 

¿Entonces cree que se ha pasado la gente con la reacción y las críticas por sus opiniones?

No, para nada. Si no me critican, ¿a quién van a criticar?

¿Se considera un buen encajador? 

Seguro. No me afectan las críticas, quizá por el yoga que hago a diario. Mire, uno está sujeto al juicio de los demás y el que no aprende esto vive muy mal. 

Reconozca que con el título del libro no le ha dado muchas vueltas. Es el mismo que el del primer libro que publicó. 

Es el mismo de antes porque es la misma trama. Lo atípico del libro es alguien que escribe y trabaja durante 25 años sobre una trama que ha publicado. No necesito más trama para poner todo lo que pienso y todo lo que siento. 

La novela está escrita en verso libre o verso de sentido, como le llama. ¿También es Adolfo Domínguez un verso libre?

(Se ríe) Yo no me considero un verso libre porque uno a sí mismo siempre se ve normal, aunque con lo años aprendí a convivir con todo el mundo, incluso con los que me demuelen. La luz cuando atraviesa un prisma se descompone en varios colores y todos son la luz. Hay que convivir con los distintos, es la esencia de la civilización. Créame que lo tengo en el tuétano. Es difícil ofenderme.