Ourense

"¿Pero ahora qué vais a hacer con la serpiente?"

Ourense

crónica

"¿Pero ahora qué vais a hacer con la serpiente?"

Dos vecinos de la Saínza, ayer viendo el vídeo de la serpiente.
photo_cameraDos vecinos de la Saínza, ayer viendo el vídeo de la serpiente.

“¿Pero La Policía Local de la ciudad recogió el martes a una serpiente malherida debajo de un coche en la calle Saínza. Mientras los agentes la soltaban en su hábitat, el reptil se convertía ayer en tema de conversación.  
 

La aparición de una serpiente en Nosa Señora da Saínza el pasado martes por la noche era ayer tema de conversación en las tertulias de los vecinos de esta calle, como el de un grupo de amigos que revivía en un bar el momento a través del vídeo colgado en la web de La Región. "Aún era grande, pero esas son de las que no muerden", aseguraba uno. "Iso é porque saen das tuberías", mantenía otro. Mientras, el camarero centraba las culpas en el talud de matorrales próximo a las vías. "Lo que hay que hacer es limpiar esto, porque de ahí salen serpientes pero también rata", decía.

Una patrulla de la Policía Local se personó el martes en la zona pasadas las 23,00 horas, alertada por Pedro, un vecino que paseaba a su perro y que consiguió apartar la serpiente de la carretera y refugiarla bajo un coche, debido a que se encontrar malherida y corría riesgos. Curiosos que circulaban a esa hora o que estaban en los bares adyacentes se acercaron al lugar, atraídos por las luces de los coches de los agentes. Pedro hizo de guía en todo momento y fue fundamental para recoger a la criatura, que fue introducida en una bolsa de plástico con el objetivo de ser transportada. "Está aquí, miren, miren, está aquí", les decía a los agentes señalando la rueda de un coche.

"¿Pero esta serpiente está muerta o está viva?", preguntaba un vecino que rodeaba la escena. "Non, non, está viva, o que pasa é que case non se pode mover porque a parte do peito tena trillada, e eu aparteina cun pau para debaixo dun coche para que non a esmagaran. Non é un animal que me guste moito, pero había que salvala", explicaba Pedro. La serpiente estaba viva pero casi no era capaz de moverse en el momento, debido a las heridas en el pecho y en la parte trasera. "Está toda deshecha, pobrecita", decía un policía mientras recogía al impasible e inmóvil animal. "¿Pero ahora qué vais a hacer con la serpiente? Es que da un poco de pena", preguntaba otro vecino.

Como explicó a este periódico el Concello de Ourense, se siguió con el protocolo establecido para estos casos. Verificaron si la especie era autóctona o exótica —si es exótica, se llevaría al Centro de Recuperación de Fauna de O Rodicio, en Maced; si es autóctona, se suelta en su hábitat natural—, y al comprobar que, en este caso, se trataba de una especie originaria de la zona, la dejaron en libertad en un lugar de vegetación de las afueras, "siempre alejado de las viviendas", incidieron.

Amancio, vecino de la zona, confirmaba que es habitual encontrar serpientes por los alrededores, aunque nunca en el lugar en el que apareció. "Eu vou pasear pola residencia e Ramón Puga, e o meu can case sempre engancha algunha entre a maleza, ás veces culebriñas e outras, serpes máis grandes", confesó. Aún así, este caso le parece "rarísimo", porque "só van onde hai vexetación e é difícil que chegue á metade dunha rúa", puntualizó.n