REPORTAJE

Al borde de la “zona azul"

Ourense es la segunda provincia española con más tasa de centenarios en el segundo país más longevo del mundo. Las personas con más de un siglo de vida comparten características con las llamadas "zonas azules".

Esperanza Cortiñas.
Esperanza Cortiñas.
Al borde de la “zona azul"

Ourense es la segunda provincia española con más centenarios. Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, hay 312 personas que ya pasan del siglo de vida. Son cinco veces más que hace 20 años. Hay un concepto que los psicólogos estudian y se llama "zona azul". Son exclusivas zonas del planeta donde la gente vive bien y mucho. La tasa de centenarios de estos lugares–hay cinco zonas estudiadas en el mundo–es entre dos y cuatro veces superior que en el resto del mundo.

Aunque las cifras distan mucho de Ourense–de cada 10.000 habitantes, 10 son mayores de 100 años–los expertos coinciden en que habría que estudiar si en la segunda provincia más envejecida del segundo país más longevo del planeta se podría registrar una "zona azul". De momento, se pueden comparar las características de los lugares con este "título" con las que comparten los centenarios de la provincia entrevistados por La Región. Un adelanto: su biografía coincide en muchos aspectos con los habitantes de estos paraísos de la longevidad.


La huerta, la clave


La doctora en Psicología y especialista en Psicología Clínica Esperanza Navarro señala que en las cinco zonas azules influyen componentes genéticos, pero los estudios de la población de estos lugares revelan ejes comunes: alimentación de proximidad (productos de la huerta o del entorno cercano), ejercicio diario moderado y relaciones personales y sociales estables durante toda la vida. A esto último llaman "red social de apoyo". No tiene porque ser la familia. Influye mucho la relación estrecha con los vecinos. Si uno está mal un día, poder contar con él para rutinas como las tareas del hogar o la comida. Otros expertos apuntan a las creencias espirituales o religiosas y la actitud ante la vida. Otra clave es que la mayoría de personas con 100 años en estas zonas azules son mujeres. En Ourense, de las 312 personas centenarias, 258 son mujeres.


Los ourensanos


Ourense (27/12/2018). Genoveva Casal, vecina de la Avenida de Portugal en Ourense cumple 104 años el 28 de diciembre.Genoveva Canal y su nieto  Roberto ÁlvarezGenoveva Canal tiene 104 años y vive en la avenida de Portugal. Hace tres años sobrevivió a un atropello. Toda su vida estuvo ligada a los trabajos en el campo. "O sacho, o sachiño", recuerda cuando le preguntan por su secreto. Su red social de apoyo es su nieto Roberto. Antes lo fue su marido, ya fallecido. La red social de apoyo se prolonga ahora con las amigas con las que juega a las cartas a diario. Mantiene la actividad física, paseando también todos los días.

Esperanza Cortiñas también vive en la ciudad, aunque de forma más independiente. En casa está sola a sus 102 años. Pero tiene su red social de apoyo en los amigos del Hogar del Pensionista situado en la calle Concejo. Antes también era su marido el apoyo principal. La actividad física la realiza a diario: va a clase de baile.


Celanova, ¿zona azul?


Julio Campos es el testimonio masculino de los centenarios de la provincia. Cumplió 100 años el pasado mes de diciembre en su casa de A Mezquita (A Merca). Él forma parte de una comarca especial: Celanova.

De los 312 centenarios de la provincia, 42 son de Celanova. Es una de las comarcas que se sitúa en los primeros puestos del ránking gallego de personas que han cumplido el siglo de vida. Si la provincia pudiese ser una zona azul, habría que estudiar la población celanovesa.

Julio Campos es uno de esos centenarios. Cumple con la característica de las zonas azules de alimentarse con productos de proximidad, de la huerta de su casa. Como ocurre con la mayoría de centenarios ourensanos entrevistados. Uno de los puntos de la red social de apoyo de Julio es Milagros, su mujer. En el reportaje publicado por La Región en su 100 aniversario, ella decía: "Hasta hace poco iba todos los días a tomar café al bar, ahora no quiere ir por no dejarme sola". Lo que sí hace Julio es actividad física moderada con tareas de campo, lo que realizó toda su vida.

Una vida en el campo

La asociación ferrolana ASCM, que recuperó las biografías de un centenar de centenarios gallegos a través de la publicación Cenx100, explica las coincidencias entre estos superabuelos: "La mayoría son de zonas rurales y han trabajado toda su vida en el campo. Las mujeres ganan por goleada y, además, nos hemos encontrado muchos casos de mujeres solteras, que viven en zonas urbanas. Hay casos de centenarios muy integrados, que vivían solos y se van con el vecino, por ejemplo".

Utopía o no, Ourense registra la segunda mayor tasa provincial de centenarios en el segundo país más longevo del mundo. Para estudiar. n