Ourense

El alcalde ve una ‘trama' contra él, iniciada en 2011

Ourense

SIGUE LA POLÉMICA

El alcalde ve una ‘trama' contra él, iniciada en 2011

El alcalde, Agustín Fernández, al inicio de la rueda de prensa (JOSÉ PAZ)
photo_cameraEl alcalde, Agustín Fernández, al inicio de la rueda de prensa (JOSÉ PAZ)

Lleva a la Fiscalía un documento presuntamente falsificado que sirvió para "resucitar" el expediente sobre la urbanización de la calle donde vive.

El caso sobre la urbanización de las aceras de la calle Clara Corral, en la que reside el alcalde de la ciudad, Agustín Fernández, adquirió ayer una nueva domensión, cuando el regidor alertó de una conspiración contra él. El propio regidor compareció ayer ante los medios para anunciar que había puesto en conocimiento de la Fiscalía la presunta falsificación de un documento incluido en el expediente de la obra en el que un vecino suyo reclama la devolución del aval por la urbanización del entorno de su vivienda. Fernández habló de un "feito gravísimo" que, a su juicio, puede ser constitutivo de "falsedade en documento público e suplantación de identidade, motivado polas indisimuladas tramas, vinganzas e ansias de poder".

La nueva documentación presentada en Fiscalía consta de un escrito en el que la concejala de Urbanismo, Áurea Soto, traslada al fiscal la comparecencia que el pasado martes tuvo lugar en su departamento del vecino del alcalde que supuestamente había reclamado la devolución del aval que él había presentado para la urbanización de la calle basándose en que también al regidor se lo habían cancelado. En esa comparecencia en Urbanismo, firmada por la propia Soto y otras tres personas -trabajadores de este servicio-, el vecino asegura no ser el autor del escrito del 11 de abril de 2011 incorporado al expediente de la casa del alcalde y en el que él alegaba un principio de igualdad para reclamar que se le devolviese el aval. Según ese mismo escrito presentado por el gobierno municipal, el vecino afirma que en ninguna de las comunicaciones mantenidas con el Concello "se ha invocado el principio de igualdad, ya que no es la razón que fundamenta la cancelación del aval".

La importancia del documento, falsificado de forma "burda", según el alcalde, radica en que "foi o motivo principal para que se reactivase o expediente da miña casa, que estaba finalizado e arquivado". En este sentido, Fernández resaltó que por este escrito, "algunhas persoas chegaron a conectar ambas situacións para terminar propoñendo que se revisase a miña situación".

Además, en su intervención, llamó la atención en reiteradas ocasiones sobre la diferencia de la firma que consta en el escrito presuntamente falsificado y la de su vecino, mostrando ambas ampliadas en una pantalla y donde se ve que son completamente diferentes. No obstante, reconoció que "este documento falso está rexistrado realmente", es decir, fue presentado en el Registro municipal el 11 de abril de 2011. "O cidadán non o aportou pero se usa agora, a comezos do 2014, para resucitar o meu expediente", recalcó.



“Unha nova trama"

La documentación presentada en Fiscalía no apunta a ninguna persona como presunta autora de esos supuestos delitos. Para él, debe ser la Justicia la que determine "quen son os autores, colaboradores, instigadores e os que alientan a comisión destes dous delictos tan graves". En todo caso, para él "é unha nova trama para derribar a este goberno municipal" aunque, al ser preguntado si se remonta a 2011, Fernández se limitó a contestar que "corresponderalle ós tribunais decilo".

Anteriormente, el regidor había asegurado que los tribunales y el fiscal deben "determinar as presuntas responsabilidades do PP e de Rosendo Fernández e serán eles (la Justicia) os que terán que determinar se colaboraron, instigaron ou se aproveitaron destes gravísimos delictos, dos que eu non acuso directamente porque non teño probas". También mostró Fernández sorpresa pola "actitude de certas persoas no expediente, no que a súa única preocupación é resucitar e involucrar ó alcalde desta cidade, abandonando o que sería o seu principal deber, que é resolver o expediente que está en trámite", en alusión posiblemente a funcionarios.

El regidor quiere saber "por que a partir dun determinado momento, alguén, utilizando este documento, resucita o expediente do alcalde".