Ourense

Los alquileres para negocios varían un 1.500% en la ciudad

Ourense

comercio local

Los alquileres para negocios varían un 1.500% en la ciudad

La rúa Santo Domingo, una de las más dinámicas para el comercio.
photo_cameraLa rúa Santo Domingo, una de las más dinámicas para el comercio.

La media en Paseo y Santo Domingo alcanza los 30 euros por metro cuadrado, la más alta de Galicia

El tirón que mantienen las rúas do Paseo y Santo Domingo se nota en los precios que los comerciantes deben abonar por los locales en régimen de arrendamiento, los más elevados de las siete ciudades gallegas tal y como refleja el último estudio realizado por la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein), que sitúa el alquiler del metro cuadrado en estas calles en 30 euros.

En los centros neurálgicos del comercio en el resto de urbes, la situación es más contenida. Así, por ejemplo, en la Ciudad Vieja y centro de A Coruña se pagan 19 euros, en el Casco Vello y Ensanche compostelano y la Muralla de Lugo, 15; en Vigo, 13,5; en Pontevedra, 12; y en Ferrol apenas seis euros.

De esta manera, Ourense presenta los precios más desequilibrados de Galicia en función de la zona en que se quieran instalar los comercios, una diferencia que alcanza los 28 euros, ya que en barrios como O Polvorín, A Carballeira y Vista Hermosa, el coste por metro cuadrado oscila entre los 2 y los 2,75 euros.

"Los precios medios de un local comercial van en función de su ubicación, estado de conservación y reforma, siendo significativo también que en las calles más céntricas se instalen prácticamente las grandes marcas y franquicias, al ser inasumibles los precios de arrendamiento para el pequeño comercio, que debe desplazarse a calles semicéntricas o a la periferia", explica el presidente de Fegein, Benito Iglesias.

Fuera de la "milla de oro" ourensana, los barrios con más tirón para la instalación de un negocio se sitúan en la zona centro (11 euros por metro cuadrado), As Lagoas (8 euros), otros espacios del Casco Vello (7 euros), mientras que barrios populosos como O Couto o A Ponte presentan una media de 5 euros por metro cuadrado.

Por otro lado, en el resto de ciudades las diferencias entre las zonas comerciales son mucho más reducidas. En A Coruña, por ejemplo, los precios oscilan casi 15 euros, en Lugo baja la cifra a 12, mientras que en el resto, a excepción de Ferrol, "estancada" según Benito Iglesias, la horquilla se sitúa en unos nueve euros.

Esto provoca que, a nivel global, el precio medio del alquiler comercial en Ourense se sitúe en 6,20 euros por metro cuadrado, superando solo a Ferrol, A Coruña y Santiago, con 10 euros, tienen la media más elevada entre las ciudades gallegas.

Por lo que respecta a la oferta de locales para la práctica comercial, Fegein entiende que los 500 espacios en el mercado de arrendamiento existentes en la ciudad de Ourense "son más que suficientes para atender la demanda actual" de los emprendedores. 

La demanda fuera de los principales núcleos de población baja paulatinamente

En su estudio sobre los arrendamientos de locales comerciales, Fegein constata que la demanda fuera de los principales núcleos de población de Galicia continúa reduciéndose, "constatando una vez más una Galicia de dos velocidades", en la que apenas 50 concellos concentran el 80% de la oferta y demanda, una tendencia marcada por la despoblación y el envejecimiento.

En la comparativa de los precios medios de los locales comerciales por provincia, en Ourense se pagan 4,90 euros por metro cuadrado, cifra ligeramente superior a la de Lugo (4,5 euros), mientras que en las provincias atlánticas el coste asciende hasta los siete euros.

Por esta razón, las inmobiliarias reclaman a las administraciones líneas de apoyo fiscales tanto a propietarios como a inquilinos en los municipios del interior de la Comunidad.

"Es urgente actuar en los concellos de menos de 5.000 habitantes, dada la gran dificultad de dinamizar una oferta estática", explica Benito Iglesias, que añade: "Un alto porcentaje de municipios se está quedando anclado y sin ningún atractivo, lo que provoca que cada vez haya más bajos vacíos".

En esta línea, Fegein aboga también por marcar una línea coherente de precios a la hora de poner propiedades en el mercado de comercialización.

"Aconsejamos a los dueños de locales a fijar costes acorde al mercado que subirlo y tenerlo vacío, ya que solo origina gastos y deterioro", concluye Iglesias, que cifra los gastos medios anuales para una propiedad de estas características en unos 3.000 euros, entre los que se incluyen tributos como el IBI, agua o luz y pago de comunidad.