Ourense

Ana Morenza“Trabajar sin un presupuesto es muy difícil, tenerlo será un cambio radical"

Ourense

Entrevista

Ana Morenza“Trabajar sin un presupuesto es muy difícil, tenerlo será un cambio radical"

Ana Fernández Morenza afronta su segunda etapa en la vida política de Ourense al frente de Facenda y Contratación, las mismas áreas que gestionaba en el anterior mandato. En sus manos está devolver al Concello a la "normalidad" en materia económica guiando "a un gobierno unido" a la aprobación de unos presupuestos desde 2014.

¿Hay plazos para el presupuesto?

Sí, pero no solo dependen de nosotros. Damos los números, pero los hacen los técnicos, dependemos de ellos y lo están haciendo muy bien.

¿A cuánto ascenderán?

No puedo avanzar nada aún.

¿Cuadran las cuentas?

Nunca es fácil, cada compañero tira para su concejalía, pero nos compensamos y no existe problema.

Es como una madre que reparte entre sus hijos.

Entre 14 hijos (risas). El único problema es que me gustaría dar todo lo que piden, pero no se puede.

¿Hay poco margen?

El gasto comprometido aumenta.

¿Influyen tantas concesiones en precario?

No hay tantas.

Bueno, discrepo.

No hay tantas, se vende mucho que está casi todo y no es cierto, sí que las hay y queremos sacarlas, lo intentamos en el anterior mandato durante mucho tiempo, algo salió y otro no.

¿En cuatro años no dio tiempo?

Hubo una modificación de la ley, pliegos ya redactados, pendientes de informe, tuvieron que retrotraerse. El trabajo de dos y tres años fue a la basura y hubo que volver a empezar.

¿El Concello está sobrepasado por la burocracia?

Es complicada, los trámites son largos, extensos y a veces no innecesarios poque hay que cumplir la legalidad, pero sí alargan los plazos.

¿Hay que cambiar la legislación para los concellos?

Con la Ley Montoro siempre dije lo mismo, hay que cambiarla y premiar a los que cumplimos. El PSOE la criticaba vehementemente y ahí sigue. Nos constriñe.

¿Es casi obligado saltársela?

Las leyes están para cumplirse, pero también se interpretan y las circunstancias de cada administración dan lugar a ello.

¿Sufre la falta de personal?

Condiciona, es importante, pero ya venía de atrás.

¿Y trabajadores muy rígidos?

La rigidez nunca es mala, da tranquilidad a los políticos. Claro que te frustra en determinados momentos, pero la realidad es que los técnicos sean estrictos favorece al político.

El interventor ha sido noticia casi más que algún político los últimos años. ¿Hay un problema?

Es un departamento tremendamente importante, si que es verdad que si las cosas se atascan en un departamento, se ralentizan, sea en Intervención o en otros.

¿No cree que a la ciudadanía le cuesta entender esto?

Me imagino, lo siento y lo único que pido es paciencia, porque la intención es sacar lo antes posible todo, pero a veces hay atrancos.

Tampoco se entienden los 103 millones en caja sin invertir.

Al estar en minoría nos obligaba a llevar inversión con modificaciones y no sé si vacilaban, pero lo parecía. Dilataban, apoyaban al final y no daba tiempo.

¿Unos presupuestos en tiempo y forma pueden solucionar muchos de los males?

Tenerlos será un punto de inflexión, un cambio radical, es inversión el 1 de enero y ejecutarla todo el año, claro que va a cambiar.

¿No ve una barbaridad tener prorrogadas las cuentas de 2014?

Es muy difícil trabajar ahora, pero bueno. Ahora tenemos la tranquilidad de saber que se aprobarán.

¿Necesita un reseteo el Concello?

Necesita avanzar, y la mayoría nos va a dar ese avance.

¿Es más fácil gobernar en minoria o con otro partido?

En mayoría, por Dios. No somos dos partidos, sino un gobierno único.

Pero la concejala de Asuntos Sociales dijo que no tenía ni idea de lo de Jácome y el Viogen.

Últimamente nos estamos parando mucho en las palabras y poco en los hechos. La realidad es que el Viogen se va a mejorar.

¿Es fácil trabajar con Jácome?

Ningún problema, nada difícil.

¿Va a ser un buen alcalde?

Claro. ¿Por qué no?

Críticas a funcionarios, la multa... ¿Se siente cómoda con eso?

No comparto muchas manifestaciones que hace el alcalde, lo sabe y no tiene ningún tipo de problema. No comparto lo que dice sobre los funcionarios porque yo trabajo con ellos y me tengo que quitar el sombrero con la mayoría. Él lleva menos de cinco meses y va viendo cómo son las cosas. Dadle tiempo, margen de maniobra y que vaya viendo el día a día de un Concello.

¿Vio claro el pacto desde un principio o tuvo dudas?

Si Jesús Vázquez me enseñó algo, es a ser gente de partido. Me dijeron que es lo que había que hacer, que era lo mejor y tenían razón. Fue un buen acuerdo, estoy convencida.

¿Qué va a pasar con los impuestos?

El plan a nivel fiscal es bajarlos lo máximo que podamos, sin comprometer el gasto y las arcas públicas, no se pueden bajar a lo loco y no poder pagar concesiones. Probablemente se lleven cambios para 2021,pero todo requiere tiempo y estudio.

¿Veremos la Plaza en obras?

Está publicada la modificación presupuestaria, esperemos que una vez sea firme se pueda adjudicar, es la única traba. Espero que antes de que acabe el año esté iniciada.

Había asperezas con DO en este tema, ¿no?

Como dije, dejémonos de palabras y centrémonos en los hechos, uno estaba en la oposición y tenía criterios y pensamientos. Esta obra es importantísima para la ciudad y el alcalde lo entiende mejor que nadie. Sus palabras decían una cosa y los hechos fueron otros, apuesta por esta obra.

¿Cómo está el grupo del PP?

Siete personas tremendamente unidas, hablamos continuamente y no hay problema alguno.

Los resultados fueron malos en mayo. ¿Tiene que hacer algo el PP local?

Lo está haciendo, tomar nota, buscar soluciones y pelear por el partido.

¿El cambio de líder?

No me corresponde a mí la decisión, yo soy una militante.

Pero se viene de un revés duro.

Hay que asumir que cometimos fallos, seríamos unos necios si no nos diéramos cuenta.