Ourense

Ana Rodríguez, suplente de Vox en Ourense: "El himno me eriza la piel"

Ourense

el relleno

Ana Rodríguez, suplente de Vox en Ourense: "El himno me eriza la piel"

Ana Rodríguez Rosa antes del acto que Javier Ortega Smith protagonizó en el hotel San Rosendo (ÓSCAR PINAL).
photo_cameraAna Rodríguez Rosa antes del acto que Javier Ortega Smith protagonizó en el hotel San Rosendo (ÓSCAR PINAL).
"El respaldo en esta campaña es impresionante, antes nos insultaban y escupían, ahora hacen muchas donaciones", afirma

Con las velas del cumpleaños todavía humeando, su marido le comentó que iba a acercarse hasta el mitin que Javier Ortega Smith, secretario general de Vox, iba a propinar a media tarde en el salón de actos de Afundación en Ourense. Ana Rodríguez Rosa no pidió  enrolarse en un partido político que comenzaba a sacar los codos por la derecha de la derecha. "Ni siquiera me lo planteaba. Creo que le dije: 'Hay que tener ganas para ir a un mitin ahora". Era la tarde del sábado 19 de enero. La celebración aplazada desde el día 13, fecha en la que la primera suplente de la candidatura de Vox al Senado cumplió 36 eneros, se apagaba con una tranquila sobremesa en familia. Pero el marido se arrancó: "Voy a ver qué pasa". Y pasó que Ortega Smith animó a los ourensanos a sumarse "a la reconquista" ante 250 simpatizantes que abarrotaron el interior de la sala y 80 que se quedaron en la puerta. A Juan Carlos, el marido, le gustó tanto la arenga que ofreció su colaboración de inmediato. Comenzó a ejercer como militante al regresar a casa, ya que a la primera que convenció fue a su mujer. "Al leer las 100 medidas de Vox me di cuenta de que no hay un partido que se identifique tanto con mis ideas como este, comencé a colaborar, me encontré con gente fantástica y ya somos amigos". 

La conversación se celebra después de otro mitin de Ortega Smith, esta vez en el hotel San Rosendo. Ana Rodríguez Rosa repite como primera suplente al Senado, además de ocuparse de las redes sociales y de los medios. Es vicesecretaria de comunicación en la provincia, vocal de la gestora y fue de novena en la lista de Vox en las últimas municipales. Está entusiasmada, sobre todo por el cambio en la reacción de la gente respecto a las elecciones del 28 de abril. "Ahora el respaldo que tenemos es impresionante. Antes nos insultaban y escupían, ahora hay gente que no quiere coger la papeleta para que no lo vean, pero por lo bajo nos dice que va a votar a Vox. En la anterior campaña, de cada mil personas que pasaban por la carpa, 80 o 90 te decían alguna chorrada, ahora de cada mil pueden ser dos casos, como una pareja de gays que se besan, como si nosotros estuviésemos en contra de la homosexualidad". 

Pero anteayer le hizo daño un reproche. "Una clienta de la etapa en la que trabajé en el sector comercio como mánager antes de estar en las listas del Consorcio Galego me dijo: 'Ana, como educadora social vas a hacer mal tu trabajo porque tienes que defender a la mujer. Parece mentira que siendo  mujer estés en un partido machista'. Nos han colgado una etiqueta. Nosotros defendemos a la mujer,  porque es verdad que existe el maltrato, pero también defendemos al hombre, al anciano, al niño. Yo tengo dos hijas, Nora de 12 años, y Carlota de 4, en Vox somos mayoría las mujeres y precisamente me gusta la ley de violencia intrafamiliar porque somos personas".  


Etiquetas


Siguiendo con las etiquetas, merecidas para algunos, inmerecidas para los que cargan con ellas, Ana se confiesa "gallega, pero ante todo española. Recuerdo que cuando veía los toros con mis abuelos se me erizaba la piel cuando sonaba el himno". Tampoco reniega del gallego, "mis padres y mi marido lo hablan, pero la lengua no puede ser un requisito para ejercer una profesión en otra comunidad. Me gustan proyectos que no nos lleven a la ruptura, defiendo la unidad de España" . En abril Vox logró casi 10.000 votos. "Ahora serán muchos más porque agotamos el 'merchandising' y nos hacen muchas donaciones". Es un deseo como el de su cumpleaños: "Pedí nuevas aventuras pero no me podía imaginar esto. Yo podía haber entrado por la puerta y salir por la otra, pero me he quedado y espero seguir mucho tiempo".