La Región

EDUCACIÓN

Error histórico en selectividad: todos los exámenes eran inválidos

Ninguna de las seis pruebas de Filosofía era correcta y 300 ourensanos tuvieron que examinarse de tarde

Error histórico en selectividad: todos los exámenes eran inválidos

Caos y confusión en la última jornada de la Selectividad en Ourense y el resto de Galicia, que obligó más que nunca a los alumnos a tomarse la vida con filosofía. Un error sin precedentes invalidó todas las pruebas de Filosofía, que se tuvieron que posponer para la tarde. El director del grupo de trabajo, Alberto Sucasas, pidió perdón por el error y anunció a última hora de ayer que presentaría su dimisión., tras asegurar estar "sobrecogido" por un error "involuntario".

"Non pensi que podía suceder"

Con las pruebas de acceso a la universidad en entredicho, debido al fuerte debate implantado sobre la necesidad o no de una selectividad única en toda España, fallaron los mecanismos de la Comisión Interuniversitaria de Galicia (CIUG). En el peor momento posible. "Nunca pensei que isto puidera suceder", confesaba ayer el delegado de la CIUG, Iván Area.

El examen de Filosofía, último para gran parte de los alumnos de la provincia, fue suspendido al poco de iniciarse, ya que no se ajustaba a la estructura legal. Incluía autores de las opciones A y B entremezclados. Ni ese examen ni los otros cinco de reserva estaban bien planteados.

Al poco de empezar y con alumnos con parte de la prueba escrita, se vieron obligados a desalojar las aulas. Ni siquiera los exámenes de reserva estaban bien diseñados, por lo que no quedó otra opción. Iván Area señaló que "temos previsto case calquera cousa que poida pasar. Poer nunca pensei que isto puidese acontecer, que ao abrir o exame de reserva non verificase a estrutura legal da proba".


Un perjuicio


El profesorado que acompañaba a los alumnos intentaba calmarlos, pero estaban visiblemente enfadados: "Es el último examen, con el perjuicio que supone para los alumnos, que se habían preparado una opción. Hay gente que tenía un examen antes de realizar este extraordinario. Esto es culpa de la mala organización. Tienen la desfachatez de pedir a la gente que estudie cuando son incapaces de preparar un examen según criterios legales", lamentaba un profesor de Filosofïa, a las puertas del edificio do Ferro.

Muchos tenían planes, bien para regresarse para sus localidades de origen, bien para despejarse con."Yo tenía la graduación de mi hermano a las seis", lamentaba una; "Yo tenía que ir a la graduación de mi prima, ahora me la perderé", añadía otro.


Reclamaciones


Los nervios a flor de piel, ante un fallo garrafal. En total, había 274 alumnos matriculados en Filosofía más 23 en A Rúa. Casi 300 alumnos que tuvieron que prolongar unas horas la agonía. Los centros educativos se plantean reclamaciones, avanzó uno de los tutores: "La tensión y estrés de estos exámenes parece que no se valora ni tendrá en cuenta, deberían tirar hacia arriba la nota de Filosofía". 

“A outra parte era moi fácil e sabiámola todos, é o que máis indigna"

"Es una vergüenza lo que ha sucedido, yo tenía la graduación de mi hermano a las seis". Una alumna estaba muy nerviosa. Acababa de salir del que debería haber sido su último examen de Selectividad, pero ahora tenía que esperar cuatro horas más y volver a hacerlo por la tarde. Por detrás, los profesores pedían "relax" a la hora de hablar con el periodista para evitar males mayores.

"Empezamos a hacer el examen y nos dijeron: empezad con lo que sabéis. El comentario, que valía seis puntos, era el que no se sabía nadie de esa opción. Así que por mucho que hicieses, suspendías igual. Llegó un momento en que nos dijeron: se suspende y tenéis que venir a las cuatro. Estuvimos media hora contestando, pero para qué...", relata una de las alumnas. "La opción A tenía seis autores y la opción B otros seis. En la A metieron los de la B, y viceversa. No se podía hacer nada, no había modo de aprobarlo. Cada uno estudiaba o la A o la B. Estamos haciendo escritos para que hagan algo", aseguraba otra.

Los profesores los calmaban: "Lo tendrán en cuenta, ya veréis. ¡Aquí va todo el mundo al examen1", les decía uno de los docentes. Dos alumnos de Xinzo lamentaban haber perdido el viaje de vuelta, ya previsto. "Tiña ben preparada Filosofía, pero agora cos nervios xa non sei. Agora toca comer aquí e alargar a agonía", confesaba una de ellas. Su compañero dijo que "ademais a parte que estaba aplicada era facilísima, a máis fácil que nos puideran buscar, por iso estamos indignados. Puxeron unha cousa que non era nosa, pero a outra era fácil".

Ya a la entrada del examen extraordinario, casi a las cuatro de la tarde, otras dos alumnas seguían mostrando su indignación. "Era imposible hacerlo, nos dijeron que fuéramos haciendo lo que supiéramos, estuvimos media hora escribiendo y para nada. Que nos hicieran escribir una parte media hora para después hacer que nos fuéramos no tiene sentido". Los afectados (unos 2.900 en toda Galicia) ya recogen firmas para pedir dimisiones.