Ourense

El apoyo de la Xunta, necesario para transformar la movilidad

Ourense

política

El apoyo de la Xunta, necesario para transformar la movilidad

La rúa Progreso, una de las que está previsto reformar. (MIGUEL ÁNGEL)
photo_cameraLa rúa Progreso, una de las que está previsto reformar. (MIGUEL ÁNGEL)
El Concello decidirá los proyectos de las obras que el Gobierno gallego hará en vías de su titularidad

La transformación del modelo de movilidad al que aspira la ciudad y que se recogió hace un año en el programa Móvete por Ourense, sin apenas avances en los últimos meses, también dependerá mucho de la colaboración que sean capaces de tejer el Concello y la Xunta, titular de viales estratégicos para que el peatón pueda convertirse en el eje de la estrategia.

Así, el área de Infraestructuras, pilotada por el concejal de Miguel Caride, será la que decida los proyectos que se deberán acometer en las calles de titularidad autonómica en las que habrá que actuar, algo a lo que se comprometió el Gobierno gallego a finales del año pasado a través de un convenio suscrito entre la conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, y el anterior alcalde de la ciudad, Jesús Vázquez, en el que se contemplaban 16 actuaciones por un importe cercano a los 10 millones de euros.

Esa inversión, que acometería en principio la Xunta, sería el primer paso para que el Concello, una vez que las obras estuviesen finalizadas, se hiciese con la titularidad de los viales, una vieja demanda que supondría mayor agilidad en la aplicación de medidas. Sin embargo, el nuevo gobierno municipal quiere que la recepción de esas calles se produzca ya dentro de los parámetros que busca para redefinir la movilidad.

Uno de los ejemplos que ponen en la concejalía de Infraestructuras es la rúa Progreso, al considerar que puede servir como espacio de concienciación para conductores y peatones, ya que en la reforma contemplada de esa vía, una de las que se quiere acometer lo antes posible junto a la avenida Marcelo Macías o la ya proyectada como segunda fase de la OU-105, en Seixalbo, se quieren empezar a probar las denominadas plataformas únicas –espacios en los que peatones y vehículos comparten el mismo espacio, con prioridad total para los primeros y una velocidad reducida para los segundos– o la resdistribución de los usos de la calzada, incluyendo sitio para la circulación de bicicletas o medios de transporte alternativos como patinetes.

Además de Progreso, el cambio de ara de la rúa Concordia es otro de los retos del gobierno municipal, ya que Democracia Ourensana mostró en el pasado su mandato su intención de proceder a su peatonalización. 

Más en Ourense