Ourense

Así son los militares que nos protegen del fuego

Ourense

Reportaje

Así son los militares que nos protegen del fuego

Los militares del grupo Halcón de la Operación Centinela Gallego patrullan los montes ourensanos las 24 horas del día para prevenir incendios. 

Desde mediados de agosto, el colegio público Bibei de Viana es una especie de cuartel militar en toda regla. Se impone el verde camuflaje sobre los mandilones a cuadros; el garboso saludo, un toque al lado derecho de la visera de la gorra con la palma de la mano extendida hacia adentro, sobre el ritual de los niños en fila y, alineados en el patio, los "Aníbal" con techo de lona  sobre los buses escolares.  

La antigua biblioteca del centro de Infantil y Primaria no tiene libros en sus estanterías sino mapas con isobaras y la cartografía detallada de los concellos de A Mezquita, A Gudiña, Vilariño, Manzaneda, Chandrexa, una parte de Trives, Laza y, por supuesto, Viana do Bolo.

Un puesto de mando en el que a diario, hasta finales de septiembre, se planifican las rutas de las 12 patrullas que en turnos de mañana, tarde y noche vigilan los montes para prevenir incendios y de esta forma preservar el patrimonio histórico y natural de la provincia.

A VEIGA/VIANA 3/09/2019.- Despliegue de la Brilat en los montes de Viana. José Paz

Hasta el viernes 30 de agosto, habían recorrido 20.000 kilómetros, detectando nueve fuegos, entre conatos y quemas de rastrojos no autorizadas.  

Un total de 35 militares procedentes de la Brilat de Valladolid, entre soldados y mandos, está asignado al área Halcón para cubrir la zona oriental de la provincia dentro de la llamada Operación Centinela Gallego, a cargo del jefe de la brigada Galicia VII, general Antonio Romero Losada.

La Halcón -también hay Águila y Azor- tiene dos bases de operaciones, Trives y Viana, aunque la célula de seguimiento está en esta última localidad. 


"Son todos muy buenos mozos"


Los efectivos -hay cinco mujeres en ambas bases- no solo pululan por las instalaciones del colegio o los montes de la zona sino que se mezclan con la población civil.

"Solemos comer en los bares y restaurantes de la zona", asegura el capitán al mando, Rafael Casas García, consciente de que en Ourense se "come contundente", la importancia de "la colaboración ciudadana" y "el efecto disuasorio" que produce la presencia uniformada por todos los rincones del pueblo.

 A diferencia de otros peligros que ponen en jaque a la población civil, parte de la premisa que los incendios forestales son predecibles y se pueden contrarrestar con estrategias. Y si de algo sabe el Ejército es de esto último.

"Este tipo de actividades de apoyo a la población civil divulgan el cometido del Ejército", dice el capitán Casas

En la zona están acostumbrados a los militares con la llegada del verano -llevan viniendo desde 2007 en el marco del convenio entre el Ministerio de Defensa y la Xunta-  y están totalmente integrados en la Galicia de color verde.

"Nos gusta tenerlos aquí... nos sentimos más protegidos", asegura un vecino de la zona mientras toma café a media mañana en el centro del pueblo. Su compañera de mesa no pasa por alto que, además, "son todos muy buenos mozos".

Los invitados también se sienten a gusto. "Este tipo de actividades de apoyo a la población civil son buenas y útiles para el Ejército porque ayuda a divulgar nuestro cometido en la sociedad", explica Casas García, destinado en el Regimiento de Caballería Farnesio -Valladolid-.

A VEIGA/VIANA 3/09/2019.- Despliegue de la Brilat en los montes de Viana. José Paz

Asegura que esta misión les resulta gratificante porque les permite llevar a la prácticas lecciones aprendidas durante la formación. "A nosotros, que somos una unidad de caballería, nos resulta atractiva porque nuestras misiones consisten en vigilancia, reconocimiento y esto se asemeja mucho a la nuestra función real dentro del Ejército", añade.

En su trabajo es muy importante la colaboración, sobre todo la institucional. De hecho, según explica el capitán, organizan las patrullas "en base la información que nos proporcionan los distritos forestales y la Guardia Civil".


Zona de riesgo


Se trata de estar muy presente en zonas potencialmente sensibles y los dos distritos forestales que abarcan (XIII y XIV) lo son. A Gudiña es el municipio que tiene más parroquias de alto riesgo de incendio en Galicia, con un total de seis.

Las patrullas cuentan con los medios de siempre -todoterrenos, prismáticos, visión nocturna- pero también con los avances de la tecnología de última generación.

"Disponemos de cartografía digital y un sistema aéreo pilotado por control remoto (RAVEN), con sede en Pontevedra, para misiones específicas de vigilancia diurnas y nocturnas", explica el capitán Casas.

Este año los militares se han incorporado algo más tarde, a mediados de agosto, porque en estos últimos años se ha evidenciado un pico en el mes de septiembre o incluso octubre.

Más en Ourense