Ourense

Un atropello mortal lleva a juicio al conductor del autobús

Ourense

tribunales - ourense

Un atropello mortal lleva a juicio al conductor del autobús

La víctima estaba en la parada esperando a su hermano (XESÚS FARIÑAS)
photo_cameraLa víctima estaba en la parada esperando a su hermano (XESÚS FARIÑAS)

La víctima, una mujer de 83 años, esperaba la llegada de su hermano con un carro de la compra

El conductor de un microbús que cubría el itineraria entre la ciudad y Os Peares se sentará en el banquillo de los acusados del Penal 2 el próximo día 9 imputado en un homicidio imprudente por atropellar a una mujer de 83 años que esperaba a su hermano en la parada.

Olga Amadita B.V., vecina de la localidad de A Pousa (A Peroxa), falleció a las 13.20 horas del día cuatro de junio del pasado año en el kilómetro 8,4 de la carretera OU-0505, que enlaza Vilariño y A Peroxa. La víctima llevaba consigo un carrito para recoger la compra que supuestamente le iba a traer su hermano. La fiscal acusa a Cley G.C., de 38 años, de un homicidio imprudente porque, según sostiene, "no prestó la debida atención a las circunstancias viales, omitiendo las más elementales medidas de precaución". No se percató de la presencia de la víctima en el margen derecho de la calzada, golpeándola en la parte frontal izquierda del microbús. La mujer salió despedida 21,70 metros. Para la acusación pública, el inculpado conducía con "falta de atención" y lo argumenta en que, con carácter previo al atropello, "no realizó ninguna maniobra de frenado ni evasiva".

El accidente tuvo lugar en un tramo recto de buena visibilidad pero sin señalización vial tanto horizontal de separación de carriles ni vertical de limitación de velocidad con un ancho de 4,20 metros y sin aceras. El imputado circulaba a una velocidad de 62 kilómetros por hora. Pero, según valora la fiscal, "muy superior a la que exigía la configuración y trazado de la vía".

La acusación reclama una pena de un año y medio de prisión y la privación del permiso de conducir vehículos de motor y ciclomotores durante dos años. En cuanto a la responsabilidad civil, la compañía aseguradora del autobús indemnizó con 62.742 euros a los hermanos de la fallecida (15.685 a cada uno de los cuatro). 


Alega que la víctima se metió delante


El conductor, que ese día cubría la ruta que va hasta Os Peares, tal como había hecho la semana anterior, asegura que no vio a la víctima en ningún momento hasta que la golpeó y ya se percató que salía despedida. Según su versión, la octogenari tuvo que meterse  delante del vehículo. Ni él ni los dos pasajeros que iban en el microbús sufrieron heridas.

De hecho, llegó a declarar que miró a la marquesina, antes del accidente, pero no vio a ningún peatón.  Según esa versión, cuando sitió el golpe tocó el freno pero no paró en el instante sino que circuló unos metros más.

Cley G.C. asegura que sí iba atento a la conducción y miraba hacia delante.

En el momento del accidente no llovía y la calzada estaba seca.