Ourense

El aumento de la vigilancia en el entorno de los centros educativos redujo la venta de droga

Ourense

Hasta 49 gramos de hachís y cocaína fueron aprehendidos durante el primer semestre del año

El aumento de la vigilancia en el entorno de los centros educativos redujo la venta de droga

En 2006, el Ministerio del Interior impulsó un plan para combatir la venta y el consumo de drogas entre jóvenes, centrando la vigilancia en el entorno de los centros educativos, y reforzando el control en los espacios del ocio. Ese año se cerró, en Ourense, con la incautación de 1.460 gramos de estupefacientes varios. Si se atiende sólo a la droga intervenida en las proximidades de los colegios, en el primer semestre de 2009 se decomisaron hasta 49 gramos, aunque en todo el año 2008 fueron 208.
Las fuerzas de seguridad de Estado zanjaron el año 2008 con el decomiso de 165,6 gramos de hachís y 43 gramos de cannabis en los alrededores de los centros de enseñanza de la provincia de Ourense.

Transcurridos seis meses, el balance del primer semestre del año 2009 ofrece unos datos que apuntan a una paulatina caída de las intervenciones de droga en entornos escolares y en zonas de ocio, ya que el hachís intervenido ha quedado reducido a 48,1 gramos en ese período de tiempo. Apenas se incautaron 1,5 gramos de cocaína, según fuentes de la subdelegación del Gobierno, que ofrecieron la documentación.

En este tiempo, en el ámbito del Cuerpo Nacional de Policía se realizaron dos diligencias por venta de droga, y fueron detenidas dos personas por hacerlo en centros educativos y su entorno. En el ámbito de la Guardia Civil, ni se realizaron denuncias ni hubo decomisos.

La vigilancia de los cuerpos de seguridad ha ayudado, pues, a que la cantidad de estupefacientes detectados en los centros educativos se mantenga desde entonces a la baja desde que se implantó el plan destinado a erradicar el menudeo.

Efecto positivo

Las cifras que se desprenden del semestre se interpretan como el efecto positivo de la labor disuasoria de los cuerpos de seguridad del Estado, que al mantener la vigilancia sobre el entorno de los centros educativos han conseguido reducir la venta y el consumo de drogas en las cercanías de los centros educativos.

El plan contra el tráfico y consumo de drogas en el entorno de los centros educativos estuvo reforzado, desde el primero momento, por una actuación mantenida en determinadas zonas de ocio, hacia las que ha podido derivarse el consumo que en cambio ha disminuido alrededor de los centros.

Si se tienen en cuanta las incautaciones, tanto en estas zonas, como en los aledaños de los centros de enseñanza, se advierte también un descenso desde la entrada misma del plan. En el primer año de vida de esta iniciativa (durante todo 2006), los agentes habían incautado en el entorno de las zonas escolares y de ocio hasta 1.290 gramos de hachís y cannabis, 137,6 gramos de cocaína y unos 33,25 de heroína.

Mientras, en el año 2008, en su cómputo global, las cifras comenzaron a modularse: hachís y cannabis continuaron siendo las drogas mayoritarias, pero con 919,3 gramos incautados. La cocaína aprehendida alcanzó los 96,2 gramos, y la heroína apenas dos.

A lo largo del pasado 2008, la Policía Nacional denunció a tres establecimientos por la tolerancia ejercida en lo que se refiere al consumo de estupefacientes. Además, hubo 97 actas de intervención de droga, con las consiguientes denuncias. Por su parte, la Guardia Civil procedió a denunciar a 66 personas en lugares públicos por el consumo de droga.

Las labores de concienciación

Para ayudar en la reducción de la venta de droga en entornos de los colegios y en lugares de ocio, la Policía se ha dirigido con frecuencia a las aulas para concienciar a los estudiantes y mostrar tácticas de rechazo así como el sistema de trabajo que los mismos agentes emplean con objeto de frenar el menudeo y la venta de droga en estos espacios. Los cursillos en los centros escolares han sido prioritarios.