La Región

INFRAESTRUCTURAS

El AVE, a 5 meses del fin del plazo

Recorremos las obras del AVE gallego desde Zamora hasta Taboadela para ver cómo están, cuando faltan poco más de cinco meses para que se cumpla el plazo comprometido por Fomento y el Adif para su terminación.

En julio de 2018 la vía ya estaba montada en un 75 por ciento en el tramo de Zamora a Pedralba.
En julio de 2018 la vía ya estaba montada en un 75 por ciento en el tramo de Zamora a Pedralba.
El AVE, a 5 meses del fin del plazo

Las obras de la línea de alta velocidad a Galicia están a cinco meses y diez días para cumplir el plazo comprometido por el Ministerio de Fomento y Adif para su terminación. Un plazo que tiene más un carácter de referencia indicativa que de fecha límite pues, a día de hoy, se puede asegurar que no se va a cumplir, lo que no significa que las obras puedan estar terminadas en las semanas siguientes, a lo largo del primer trimestre de 2020. No obstante, cinco, seis o siete meses representan un plazo muy corto y en los 119 kilómetros que se encuentran en obras actualmente queda mucho por hacer.

Los 110 kilómetros ya finalizados entre Zamora y Pedralba de la Pradería se encuentran a la espera de que se concluyan las pruebas. Todavía están pendientes las de la catenaria, seguridad y protección civil y ERTMS, para que la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria de el visto bueno para su uso comercial, a lo que luego seguirá la formación de los maquinistas, un trámite que se resuelve en días. El caso es que seis meses después de haber iniciado esta fase, todavía no hay una  fecha anunciada por parte del Adif, ni siquiera estimada que pudiese orientarnos si estarán concluidas este mismo año o en el primer semestre del año que viene.

  En los 119 kilómetros siguientes, desde el cambiador de ancho de Lobeznos (Pedralba de la Pradería) a Ourense, si comparamos la situación de las obras hace justamente un año con la actualidad, hay un aspecto claramente positivo, que es que toda la plataforma necesaria para montar vía y catenaria está prácticamente finalizada, salvo pequeños flecos que no afectarían al progreso de las siguientes fases de trabajo, que consisten en el montaje de la vía y la electrificación, montaje del sistema de comunicación, señales, etcétera. El avance fue especialmente significativo en aquellos tramos que estaban más rezagados, entre Pedralba y A Canda y en los tramos ourensanos que estaban pendientes de finalizar. Así, la plataforma está lista en la vía derecha del tramo de Pedralba al Padornelo y el avance resulta visible en las imágenes comparativas de la página siguiente, tanto en el entorno de los túneles de Requejo como en el del Padornelo, que es el más largo del tramo zamorano.

  En el recorrido por aquellos tramos de la traza que son visibles desde el exterior, da la sensación de que montaje de vía y catenaria se encuentra muy atrasados. En Vilavella, A Gudiña, Vilariño de Conso, Campobecerros y otros puntos del trazado ourensano, se aprecia el trabajo dentro de los túneles, montando las traviesas bibloque que son las que se utilizan para la vía sobre placa. Pero en el exterior no hay todavía ni traviesas presentadas para su posterior montaje, ni tampoco los elementos de cimentación y fijación de postes para la catenaria y mucho menos, dichos postes. Aquí es donde se encuentra la gran incógnita y, al mismo tiempo, la gran duda sobre si será posible llegar a final de año con la vía, postes y catenaria montados hasta Taboadela y el tercer carril instalado entre Taboadela y Ourense.


Retoques


Si tenemos en cuenta que entre Zamora y Pedralba, en julio de 2018 ya estaba montada la vía en el 75 por ciento del tramo y el cien por cien de los postes de la catenaria y que para enero de 2019 quedaron apenas unos pequeños retoques, las empresas que fueron adjudicatarias del montaje de la vía y del tendido eléctrico tendrán que llevar un ritmo de trabajo más que acelerado para poder resolver en cinco o seis meses lo que en los ciento diez kilómetros del tramo precedente necesitó de nueve, partiendo de una ventaja: la mayor parte del tramo tenía ya muy avanzada la instalación de cimentaciones y postes para la catenaria cuando se procedió al montaje de la vía. La unión temporal de empresas formada por Electren y Elecnor, que fue la adjudicataria del contrato de instalación de la línea aérea y sistemas asociados  tiene de plazo, según el pliego de prescripciones térnicas, hasta finales de enero, primeros de febrero de 2021 para realizar su trabajo. Si bien es cierto que en dicho pliego se contemplaba que el grueso del trabajo se produjese en 2019 y algo menos de un tercio en 2020, las obras no comenzaron hasta el final del primer trimestre de este año y la previsión, es que las mismas duren alrededor de 22 meses. El Adif explicó en su día que ese contrato no retrasaría el objetivo, por lo que podrían aumentar el ritmo de trabajo.