La Región

TEMPORAL

Barrio reza para que no truene

Los vecinos de Barrio, en Xunqueira de Espanedo, miran al cielo cada vez que apunta tormenta. En la zona no se ha activado medidas para impedir que el arroyo, en caso de una riada, vuelva a inundar las casas como sucedió hace un año.

Un vecino de Xunqueira muestra el lugar
Un vecino de Xunqueira muestra el lugar
Barrio reza para que no truene

"A tormenta que caíu en Monterrei se chega a ser aquí  estabamos na mesma situación co ano pasado". De esta forma resumía ayer Virginia de Dios, una vecina de Xunqueira de Espadanedo, lo poco que se hizo para evitar otra riada como la registrada el año pasado.

El regato por el que bajó la tromba de agua arrastrando piedras, troncos y lodo está completamente lleno de maleza, bajo la que se aprecian las grandes zanjas que la fuerza del agua abrió en el terreno.

El arroyo que baja hasta el pueblo por una empinada ladera, cruza por varios prados particulares. Sus dueños intentaron tapar los socavones que abrió el agua, pero la Confederación Hidrográfica Miño -Sil "non deixa tocar nada que esté dentro do perímetro do regato", apuntó uno de los afectados.

Los vecinos solicitan que corten la maleza. "Temos medo. Cada vez que trona xa miramos o ceo esperando o peor, que se volva repetir a traxedia de fai un ano", añade el vecino Miguel de Dios.

El arroyo, al llegar al pueblo, discurre canalizado (en tubos de 50 centímetros de ancho) bajo el firme de una calle, que adecentaron y pavimentaron los propios vecinos hace años sin que ninguna administración (Hidrográfica y Concello) paralizara el proyecto.

El alcalde, Carlos Gómez, es consciente que ante una avalancha de agua de una tormenta se pueden producir inundaciones. "Xa pedimos que se fixeran actuación na zona, pero de momento  non se levaron a cabo", apuntó el regidor, recordando que los desperfectos generados el año pasado ocasionaron un gasto de más de 86.000 euros. "Limpouse todo, incluido as propiedades particulares.  Colocaronse bocas de alcantarillado, repuxeron muros e ultimamente  asfaltaronse varias rúas", explicó.


Tubos más anchos


Barrio presentaba ayer un estado similar al que tenía antes de la riada del 7 de julio del 2018, en plenas fiestas de su patrona, Santa Isabel, pero los vecinos piden más actuaciones en el arroyo, que se instalen tubos más anchura, con capacidad para que no se produzcan desbordamientos. En el organismo de cuenca aseguran que no está prevista ninguna obra en la zona.