Ourense

Batacazo en la venta de pisos: el sector explora alternativas

Ourense

SECTOR INMOBILIARIO

Batacazo en la venta de pisos: el sector explora alternativas

Pisos en venta en la ciudad, en una imagen de archivo (JOSÉ PAZ).
photo_cameraPisos en venta en la ciudad, en una imagen de archivo (JOSÉ PAZ).
En mayo se transfirieron 53 propiedades en la provincia, el peor dato desde comienzos del 2007

El Instituto Nacional de Estadística (INE) acaba de dar a conocer la cifra de venta de viviendas de mayo y la caída ha sido espectacular por la coyuntura del coronavirus. El sector no esperaba otra cosa porque la paralización de actividad fue total. De hecho, fue a mediados de mayo cuando las inmobiliarias comenzaron a comercializar sus productos. En Ourense se vendieron 53 viviendas, la peor cifra desde el 2007. Obviamente, no ha sido la provincia un caso aislado porque en toda España las transacciones cayeron un 53,7% en relación a mayo del año pasado. Más allá del diagnóstico, el sector busca vías de salida, aunque no son fáciles.

LOS PRECIOS

El gremio descarta que la vía de bajar precios de forma lineal sea una fórmula para captar clientes, aunque sí la contención o la revisión puntual para asegurar la operación. El precio medio en Ourense está en estos momentos en torno a los 1.100 euros el metro cuadrado, con un descenso de un 2% sobre mayo, pero casi un 5% sobre junio del 2019, según las empresas comercializadoras. El alcance de la reestructuración de precios tendrá que ver también con la contracción del PIB y las secuelas que la crisis deje en el paro y en el poder adquisitivo de las familias.

EL MERCADO

El stock de viviendas en la actualidad supera las 5.000, de las cuales, más de 2.300 están en la ciudad. La mayoría son propiedades de segunda mano y, al ritmo de venta que se está originando como consecuencia del covid-19, el sector asume que los excedentes se mantendrán durante los próximos meses. Según el Instituto Nacional de Estadística, de las 53 viviendas transmitidas en mayo, 12 eran nuevas y 41 de segunda mano, una tendencia se viene manteniendo en los últimos años, lo mismo que la preeminencia de la vivienda privada sobre la pública. De hecho, en mayo solo se vendieron dos viviendas protegidas.

EL PLANEAMIENTO

La urgencia de un plan de urbanismo es obvia en la ciudad, pero no tanto para obra nueva. Juan Carlos Moreiras, presidente de la Asociación de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria en Ourense, indicó recientemente que del plan vigente, que es de 1986, "hay en la ciudad más de 11.000 viviendas por desarrollar y a través de modificaciones puntuales y otras figuras urbanísticas se puede asegurar el sector". En todo caso, sí estima que "lo que verdaderamente necesita esta ciudad es inversión para desarrollar nuevos proyectos".

EL PESO DEL SECTOR

El que la venta de viviendas se ralentice provoca un efecto arrastre que la construcción y el gremio inmobiliario quiere corregir cuanto antes. En junio había 4.655 afiliados a la Seguridad Social en el régimen general en la construcción y 3.532 más en autónomos. En actividades inmobiliarias, 191 y 117, respectivamente. Por lo tanto estamos hablando de actividades muy sensibles y con una capacidad importante de generar valor.

COMPRA Y ALQUILER

La dinamización de la construcción es vital tanto para vender como para alquilar. En el sector inmobiliario se aprecia un déficit importante en pisos para arrendar "y los que hay suelen estar en unas condiciones que no son idóneas", de acuerdo a la opinión del presidente de los agentes inmobiliarios. Según los datos del Instituto Galego de Estatística, en torno a un 12% de los hogares ourensanos son alquilados; es decir, sobre 16.000. La renta media supera los 350 euros mensuales, uno de los más bajos de Galicia. Pero también la opción de compra sigue siendo importante porque los préstamos comienzan a fluir y la cuota mensual puede equivaler a una renta de alquiler.

INVERSIÓN

La vivienda es una de las inversiones habituales para destinarla al mercado del alquiler, por su alta rentabilidad. Aún en tiempos de pandemia se estima que los réditos generados se sitúan en torno al 7%. De acuerdo con la práctica habitual, el inversor medio suele comprar una vivienda a un coste asequible y la suele reformar para luego alquilarla. Un concepto similar de inversión es la compra de un piso o una casa para destinarla a equipamiento turístico, con una aceptable rentabilidad. Sin embargo, también en este caso el covid-19 está dilatando —incluso suspendiendo— algunos proyectos de inversión en Ourense.