Ourense

Bum de la Raia lusa ante el parón de Ourense: ya construyen tres veces más

Ourense

Construcción

Bum de la Raia lusa ante el parón de Ourense: ya construyen tres veces más

Visión del parque inmobiliario de la ciudad, en una panorámica. (ÓSCAR PINAL)
photo_cameraVisión del parque inmobiliario de la ciudad, en una panorámica. (ÓSCAR PINAL)
En 10 años, la provincia ha reducido de 3.000 a 250 las licencias de obra nueva y las comarcas portuguesas mantienen el tipo

La presión del Norte de Portugal en la vivienda y el suelo industrial obliga a la provincia de Ourense a ponerse las pilas. Los concellos ourensanos sufren una competencia cada vez más feroz de la Raia lusa, donde las cámaras municipales y el gobierno llevan años en marcha con un importante plan para dotar a sus pueblos de un parque inmobiliario renovado. Arcos de Valdevez, vecino municipio de la Baixa Limia, presumía esta misma semana de que "es uno de los municipios de la región donde el precio de las casas es más bajo y atractivo". De hecho, según el estudio de Compara.Já publicado esta misma semana en el país luso, indican que en la Raia seca lusa "es posible alcanzar el sueño de tener casa en menos tiempo que otros municipios".

Precios más bajos y, sobre todo, viviendas nuevas o rehabilitadas con los planes que han puesto en marcha los municipios y el gobierno portugués han permitido hacer más atractivos los municipios al otro lado de la frontera. "En Portugal tienes una licencia de obra nueva o rehabilitación en menos de 30 días, mientras aquí tardas años, y eso siempre y cuando tengas seguridad jurídica urbanística, que en Ourense no hay desde el año 2003, tras numerosas sentencias judiciales", apunta Benito Iglesias, presidente de la Federación Gallega de Empresas Inmobiliarias.


Parálisis frente a dinamismo


Solo durante el pasado mes de septiembre, se dio licencia para construir 50 nuevas viviendas en las comarcas de Trás-os-Montes y Alto Támega. En todo 2018, se concedieron 668 licencias de edificios nuevos en esas dos comarcas limítrofes portuguesas, más del triple de todas las que se dan en la provincia de Ourense cada año, que no sobrepasan las 250. Algo que no sucedía al inicio de siglo, en plena etapa de bonanza económica española, cuando la provincia de Ourense sobrepasaba anualmente las 4.000 nuevas construcciones, mientras que en el caso portugués era casi similar, con 800 licencias de obra nueva hace una década. Todo esto queda de manifiesto al cruzar los datos del Portal de Habitaçao de Portugal con los que ofrece provincializados el Ministerio de Fomento español. Y tiene más relevancia al comparar la masa poblacional, que en Ourense (309.000 habitantes) es superior a los 295.000 que viven al otro lado.

El problema es cada vez mayor. Apenas el 1,14% de las viviendas del parque inmobiliario ourensano son nuevas. cuando durante los últimos cuatro años, la construcción de edificios nuevos en toda la provincia apenas llegan a las 150 al año. 

En cifras, Ourense VS Portugal

668
Licencias de obra nueva concedidas en Trás-os-Montes y Alto Támega, con 15.000 habitantes menos en 2018. 
250
Licencias de obra nueva que se concedieron en la provincia de Ourense en 2018. 
4.138
Licencias de edificios de nueva construcción que se dieron en 2006, antes del estallido de la crisis. 
800
Licencias de obra nueva en las comarcas lusas vecinas en  el 2006. 
 

 


Al otro lado se vende más y más barato


El mercado ourensano de la vivienda se ha visto superado por su vecino del norte luso. Los planes de vivienda puestos en marcha por las cámaras municipales, que apuestan especialmente por la rehabilitación. Basta con echar un vistazo a las operaciones inmobiliarias de compraventa en Ourense y en las comarcas lusas vecinas a lo largo del año pasado para comprobar que caminan a dos velocidades distintas. El año pasado, se produjeron 1.914 transacciones en la provincia, frente a las 2.601 de las comarcas lusas vecinas, que, además, cuentan con hasta 15.000 habitantes menos entre las dos. El dinamismo industrial de la zona, así como la mayor modernidad que poco a poco tiene su parque inmobiliario están sirviendo como principales atractivos, según destacan el portavoz de un portal inmobiliario portugués. Bien es cierto que la despoblación sigue afectando, y las regiones de Alto Támega y Trás-os-Montes también han notado que el mercado no se mueve al ritmo de las cifras precrisis, ya que en 2007 las operaciones de compraventa llegaban a las 3.500. Pero es que la caída en Ourense es muchísimo más pronunciada, casi a la mitad, ya que antes de la crisis, las transacciones anuales alcanzaron las 3.739.