Ourense

La calles y jardineras de la ciudad, llenas de colillas

Ourense

El Concello no tiene previsto de momento instalar ceniceros en los viales

La calles y jardineras de la ciudad, llenas de colillas

Colillas tiradas en una calle del casco viejo. (Foto: Miguel Angel)
Las colillas se amontonaban ayer en las calles, jardineras y parques de la ciudad. Los fumadores sólo disponen de los espacios al aire libre para encender un pitillo, cuyas colillas y ceniza, en la amplia mayoría de los casos, van a parar directamente al suelo, y en otros a las rejas de las tapas del alcantarillado y las papeleras. Pero estas últimas, los fumadores no las utilizan, al menos durante la jornada de ayer, ante el temor de que se produzca un incendio al estar llenas de papeles.
El grupo de gobierno de Ourense apelaba ayer al civismo de la ciudadanía para mantener el casco urbano limpio de colillas. El Concello no tiene previsto instalar ceniceros en diferentes puntos de la ciudad para que los fumadores tiren las colillas, aunque, según el alcalde, Francisco Rodríguez, la Policía Local está atenta y revisando los distintos viales para en caso de acumularse muchos restos de tabaco, instalar algún tipo de infraestructura para que los fumadores depositen los restos del tabaco.

En la acera que da acceso a la Subdelegación del Gobierno y al Pazo de Xustiza hay colocados ceniceros, que los propios organismos instalaron para servicio de los trabajadores cuando salen a fumar al exterior y de los usuarios. Ayer, todos ellos estaban a rebosar de colillas y restos de cenizas.

En las calles de Verín, O Barco, Carballiño y Xinzo, según los datos que manejan las distintas policías locales, también se detectó una acumulación de colillas y restos de ceniza. Los concellos de estas villas tampoco tienen previsto instalar de momento ceniceros en los viales.

Mientras, el Servicio Galego de Saude habilitó una pagina en internet (Sergas.es/dxsp.) para que los dueños de locales, sobre todo propietarios de bares y restaurantes puedan descargar carteles para advertir a los clientes de la prohibición de fumar.

Las autoridades sanitarias pusieron en marcha la iniciativa ante las numerosas llamadas que desde hace dos días se están recibiendo en la Consellería de Sanidade (la encargada de aplicar la nueva ley antitabaco y velar por su cumplimiento) solicitando carteles para advertir a los clientes de la prohibición de fumar.

La falta de carteles provoca que muchos negocios hosteleros de la ciudad incumplan la actual legislación, dado que los carteles de prohibido fumar son obligatorios.

Más en Ourense