Ourense

Cambios en Ourense: puesta en valor del Puente Romano y mejora de Marcelo Macías

Ourense

EN OURENSE

Cambios en Ourense: puesta en valor del Puente Romano y mejora de Marcelo Macías

La Xunta licita la mejora de una de las arterias de la ciudad y del Puente Romano por 2,9 millones

La Xunta desbloquea dos de los proyectos comprometidos en el pasado mandato municipal como son la reforma integral de la calle Marcelo Macías, una arteria de la ciudad con importantes deficiencias por el paso del tiempo y la sobrecarga de tráfico, y la segunda fase de puesta en valor del Puente Romano, que permitirá dignificar la capilla de Os Remedios y hacer un nuevo skate park en O Couto.

Ambas actuaciones salieron este martes a licitación por un valor conjunto de 2,9 millones de euros, con el reto de que pueden estar en marcha a lo largo del próximo verano y finalizadas durante 2021. Así lo anunció la conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, durante la presentación en Ourense, acompañada de la delegada de la Xunta, Marisol Díaz; el edil de Infraestructuras de la ciudad, Miguel Caride; o el vicepresidente de la Diputación, Rosendo Fernández.

El proyecto más cuantioso es el de Marcelo Macías. El presupuesto contemplado para la actuación asciende a 1,7 millones (el Concello de Ourense aporta un 30% y asumirá su titularidad tras la finalización de los trabajos) y supondrá un cambio de cara total, tanto en la superficie como en las entrañas de la calle, que se prolongará un año desde el inicio de los trabajos.

El 60% de la inversión es imprescindible para renovar toda la red de saneamiento y abastecimiento o instalar los puntos de luz para cambiar todo el alumbrado por LED, con elementos específicos para los siete pasos de peatones existentes, que serán elevados para una mayor seguridad de los viandantes, o el puente sobre el Barbaña, que también recibirá un cuidado específico. A todo ello se sumará la rehabilitación del firme (dañado por los 18.000 vehículos que la recorren cada día) y la reparación de aceras.

Según recoge el proyecto guiado por el técnico Marcos Buide, la velocidad máxima de la vía se reducirá a 40 kilómetros por hora tras la intervención. La complejidad de la obra obligará a dividirla en cinco tramos, con desvíos provisionales para facilitar los trabajos.

 

En paralelo y con una duración prevista de nueve meses se acometerá la segunda fase de mejora del Puente Romano, que supondrá la eliminación de las actuales pistas de skate para hacer unas nuevas y un circuito de bicicletas frente al centro de salud de O Couto. La liberación de ese espacio permitirá "recuperar el valor histórico" de la capilla de Os Remedios y ganar un área de esparcimiento. Se eliminará el tráfico en la bajada hacia la N-120, se limpiará el edificio de la antigua oficina de turismo, la barandilla y habrá una especie de mirador con vistas al Miño.

"Son dúas obras de calado, moi demandadas", destacó Ethel Vázquez, a la que Miguel Caride agradeció su apoyo: "Parece que as cousas funcionan e seguimos traballando, veranse resultados a medio prazo".

El plazo para que las constructoras interesadas en las obras presenten sus ofertas termina el 16 de marzo, explicó la conselleira de Infraestruturas. 

Más en Ourense