La Región

REPORTAJE

"O Campus débese a Ourense"

La universidad ha motivado las dos manifestaciones más multitudinarias en Ourense. En 1988, por la creación del Campus y en 1994, por su dignidad. De la última se cumplen hoy 25 años y los impulsores recuerdan el éxito.

La sonada pancarta "Que non nos quiten o pouco que temos", colgada en la Praza Maior.
La sonada pancarta "Que non nos quiten o pouco que temos", colgada en la Praza Maior.
"O Campus débese a Ourense"

Este domingo se cumplen 25 años de la segunda manifestación social más multitudinaria de la historia reciente de Ourense, que juntó en las calles a 25.000 personas que exigían dignidad para un Campus que corría el riesgo de ser desmantelado y olvidado en el mapa de titulaciones de Galicia. La primera gran protesta, en 1988, fue para reclamar la creación de un campus en Ourense. El Obispo, el alcalde de la ciudad, estudiantes, profesores, políticos, curas, médicos, sindicatos o asociaciones de vecinos se adhirieron a la sonada protesta el 26 de mayo de 1994. Allí estaba Manuel González Lorenzo, uno de los grandes impulsores bajo la iniciativa de la plataforma Pro Campus. Este profesor, por aquel entonces de Psicología y más tarde de Trabajo y Educación Social, recuerda ahora, desde la jubilación, qué supuso aquella marea de ourensanos apoyando la causa universitaria. "Foi unha mostra de sensibilidade. O Campus ten que acordarse agora de que lle debe moito á sociedade ourensá. Tuvo un gran papel importante o grao de movilización dos ourensáns. Gustaríame que o Campus fose consciente de que ten que comprometerse, especialmente co campo, que se está caendo. Hai crise demográfica", reivindica.


La sensibilidad ourensana


Quién le diría hoy a los responsables de Ingeniería Informática que esa titulación que tira del carro del Campus y necesita más plazas para los futuros universitarios, no estaba en la mente de los responsables del mapa de titulaciones, que pretendían que las carreras técnicas no tuviesen ningún papel en el Campus de Ourense. Querían suprimir los primeros ciclos de Química y Biología. Que las Ciencias no se estudiasen en Ourense. 

"Había unha falta de sensibilidade absoluta hacia Ourense. Un grupo de profesores que estabamos naquel momento empezou a loitar moito. Informes, estudos, moitas horas. Gracias as movidas académicas conseguiuse que Dereito viñera para Ourense. Loitouse con uñas e dentes", recuerda este profesor mientras hojea la hemeroteca: "A longa marcha do Campus na sociedade ourensá"

El profesor Xosé Manuel Cid, todavía en activo, también fue uno de los docentes que apoyó la movilización. "Peleouse moito. Foi un momento importante porque se moveu a sociedade civil con nós e a partir de aí foise consolidando o mapa de titulacións. As decisións empezaronse a aceptar de abaixo  a arriba. Conseguiuse conciencia social", recuerda el profesor de Educación. 


"Queremos que os nosos fillos estuden aquí"


Una manifestación histórica. La gran movilización por la dignidad del Campus se caracterizó por la unión de fuerzas de diversos ámbitos pero fue, sobre todo, una protesta desde la calle. De las madres que querían una universidad para sus hijos en su lugar de origen. Algunas consignas para el recuerdo fueron: "Queremos que os nosod fillos estuden en Ourense" o "Que non nos quiten o pouco que temos".

Los voluntarios recogieron hasta 40.000 firmas de apoyo, en la que había nombres reconocidos de ámbitos tan dispares como la cultura, la medicina o la política. Los concellos más pequeños fueron de puerta en puerta a recoger las firmas de los vecinos y voluntarios de Ourense se trasladaron a los pueblos para pedir apoyo.

El propio día, el 26 de mayo de 1994, la gente iba uniéndose a la manifestación que arrancó desde el pabellón de Os Remedios a las 20,00 horas y que colapsó después la Praza Maior. De hecho, hasta el ayuntamiento puso tres líneas de autobús en diferentes barrios para que todos los ourensanos se uniesen a este gran movimiento ciudadano.