Ourense

Cancelado un juicio al vivir el acusado "en otra realidad", en Ourense

Ourense

Tribunales

Cancelado un juicio al vivir el acusado "en otra realidad", en Ourense

El abogado defensor, dirigiéndose a los magistrados. En la pantalla superior, el acusado listo para declarar (MARTIÑO PINAL).
photo_camera El abogado defensor, dirigiéndose a los magistrados. En la pantalla superior, el acusado listo para declarar (MARTIÑO PINAL).
La Audiencia atendió la petición del letrado del imputado que acuchilló a su vecino en Vistahermosa

Todo estaba listo ayer en la Audiencia Provincial para enjuiciar durante dos días a Aitor S.C., de 24 años, el joven de Vistahermosa acusado de acuchillar a su vecino al creer que lo tenía poseído, pero la vista fue suspendida. Los magistrados del tribunal, que llegó a constituirse -también estaba ya en el imputado en la pantalla de un televisor para declarar por videoconferencia-, decidieron cancelar el juicio atendiendo a una petición de la defensa. "Ayer (por el martes) fui a ver a mi cliente a prisión y no sabía nada de lo que iba esta fiesta", aseguró el letrado, puntualizando que su defendido "no debe declarar por videoconferencia, debe sentarse en el banquillo  para que tenga un mínimo de conciencia de lo que está pasando. No es capaz de comprender los hechos. Vive otra realidad", añadió.

El letrado pidió la suspensión de la vista argumentando sentencias del Tribunal Supremo que obligaron a repetir juicios por no haber  garantizado el derecho a la defensa. "Aitor debe declarar en la sala y hacer uso del turno de última palabra", recalcó el abogado, recordando que sus padres tampoco podían testificar durante la vista al estar en cuarentena a causa de la actual pandemia.

La fiscal se opuso a la suspensión, igual que la acusación particular. Ambos coincidieron en que el acusado "no va a mejorar" y, una vez que se celebre juicio, "volvemos a estar en la misma".

La fiscalía lo acusa de un delito de asesinato en grado de tentativa por el que pide que sea internado en un centro adecuado a su dolencia durante 10 años. La acusación particular discrepara del internamiento y pide que sea condenado a 10 años de cárcel.

Los hechos que iban ser enjuiciados se remontan al 20 de febrero del 2019 cuando el acusado, que sufre esquizofrenia paranoide desde noviembre del 2017, según el ministerio fiscal, esperó a que su vecino saliera de casa y le asestó varias cuchilladas. El joven, según la acusación pública, está "conectado a una realidad virtual" y escuchaba voces que le decían que su vecino era el  culpable de su situación.