Ourense

Desde el Casco Viejo exigen no “olvidar" el problema del ruido

Ourense

en ourense

Desde el Casco Viejo exigen no “olvidar" el problema del ruido

Desde la asociación O Cimborrio se quejan del ruido bajo sus ventanas, "permitido" por las autoridades.
photo_cameraDesde la asociación O Cimborrio se quejan del ruido bajo sus ventanas, "permitido" por las autoridades.

La Policía Local levantó dos actas por falta de licencias y una por jaleo en la calle en lo que va de mes 

Los vecinos de O Cimborrio (Cabeza de Manzaneda, Pena Corneira y Correxidor) se muestran cautos ante el anuncio de la junta de Seguridad Ciudadana de nuevas medidas de control nocturno en las calles del Casco Viejo. "No queremos que un problema de vandalismo y delincuencia difumine lo que nos ha puesto en pie: los ruidos", señalan desde la asociación.

El colectivo valora "positivamente" el incremento de vigilancia policial en la zona -se realizarán más inspecciones, habrá una patrulla motorizada para moverse entre las calles-, pero recuerdan los "verdaderos" problemas que afectan a la calidad de vida de cientos de vecinos. "Aguantamos el ruido de los establecimientos, el de la calle, locales que permiten sacar consumiciones fuera, gritos...", reclaman. Por ello, solicitan que las autoridades también focalicen su atención en esta realidad: "La Policía Local debería estar formada en manejo de sonómetros, ya que son los que acuden cuando denunciamos por exceso de ruido durante las noches".

Además, aseguran que los agentes solo disponen de uno de estos aparatos de medición acústica, por lo que solicitan más equipos técnicos para atender las necesidades de los vecinos de la ciudad. Desde O Cimborrio invitan a aquellos inquilinos que se sientan perjudicadas por el mismo problema nocturno a "unirse" al colectivo y a ser una "pata más".


Más controles


Durante las dos últimas semanas, la Policía Local intensificó los controles en el Casco Viejo. Como resultado, los agentes levantaron un acta a un pub de la calle Paxaro por ruido (tenía las puertas abiertas), y a dos locales de la calle Luna y San Francisco por no disponer de licencia para ejercer actividad nocturna. Además, los locales realizaron una medición de ruido en una casa particular de Valle Inclán.


Más de 80 controles en lo que va de año


La Policía Local realizó un total de 89 actuaciones de control de locales de ocio en lo que va de año. Los agentes denunciaron siete locales por infracciones de horario y tres en materia de ruido y contaminación. Además, desde que arrancó 2019 se levantaron ocho actas policiales a locales por licencias no ajustadas a la actividad que estaban desempeñando, así como dos denuncias por encontrar a menores consumiendo alcohol en locales y dos por fumar en el interior de establecimientos. La Policía Local intensificará los controles nocturnos en el Casco Viejo desde la reunión de la junta de Seguridad Ciudadana para asegurarse de que los locales cierran a su hora, que ejercen la actividad con puertas y ventanas cerradas y que las terrazas cuenten con autorización.