Ourense

Catalanes en Ourense: "Me da mucho miedo que enfrenten a la gente"

Ourense

Catalanes en Ourense: "Me da mucho miedo que enfrenten a la gente"

Imagen de la celebración de la Diada
photo_cameraImagen de la celebración de la Diada

Algunos vecinos de la ciudad nacidos en Cataluña opinan sobre la actual situación que se vive allí

Josep Pacreu, de Girona, que fue jugador del Club Ourense Baloncesto y vive en Ourense, mantiene que "España necesita a Cataluña, y Cataluña a España, es absurdo que nos rompamos". El exjugador y actual entrenador de baloncesto no está al margen de lo que está sucediendo. "Lo sigo con preocupación, porque los políticos no han estado a la altura, y están consiguiendo que se fragmente la sociedad catalana", añade. Reparte las culpas, porque cree que el Govern "se ha saltado la ley", aunque no duda en señalar también al Gobierno central. "No han movido un dedo, y esto necesita una solución política, a través del diálogo", dice Pacreu quien, pese a todo, enfatiza que en democracia la gente "debería poder decidir." Cree que si las cosas hubiesen ido por su cauce, "se habría votado hace unos años y habría salido que no". Ahora, le surgen "más dudas" sobre el hipotético resultado.

Ferran González, trabajador en una empresa del sector textil de Ourense, cree que el referéndum "es un proceso necesario para el pueblo catalán. Uno puede estar a favor de la independencia o no, pero lo que se debe estar es a favor de decidir", asegura. Reconoce que el día siguiente al 1-O " es una incógnita" y ve "complicada" la solución, que pasa por "hablar para hacer todo esto de forma oficial y que todo el mundo pueda votar sin temor a nada". González confía en la capacidad de respuesta del Govern. "Es increíble que el Gobierno español se cierre en banda; hay que priorizar el diálogo, y no la fuerza", sostiene. Cree que "el apoyo del pueblo catalán sí que se palpa saliendo a la calle día tras día", pero los que podrían "meter mano" optan por "ponerse una venda en los ojos y decir que no ha pasado nada". 

Jordi Vidal y Mar Gómez llevan 12 años en A Valenzá, donde regentan el negocio de Govi Fotógrafos. Ambos nacieron en el centro de Barcelona, pero por razones de la vida vinieron a Ourense, "una ciudad mucho más tranquila", según Gómez. 

Rechazan las formas de este proceso. "El Gobierno central no ha movido nada, seguimos con la misma Constitución, y los tiempos han cambiado mucho", señala Jordi Vidal. "No han contado con todos, es lo que más me molesta", indica Gómez, quien manifiesta su preocupación: "Me da mucho miedo que enfrenten a la gente". 

Coinciden en el análisis. "La Generalitat esconde algo, porque no se entiende que se estén dando tanta prisa", dice Gómez. "Tanta rapidez es muy sospechosa", añade Vidal, que reconoce que, si estuviese en Cataluña, "probablemente votaría". El independentismo no es casual -opina- sino  "algo que llevamos mucho tiempo mamando en la educación" , remarca, al tiempo que  confiesa que le "repatea" que los hijos de gallegos se hagan independentistas.

Esta catalana recalca su "tristeza" porque "Cataluña siempre fue reivindicativa y ahora está callada", y recuerda que el Gobierno central "se olvidó durante años de los no independentistas".