La Región

ENTREVISTA

"La depresión infantil también se puede detectar en el colegio"

La charla “A sombra da depresión na infancia e na adolescencia" coordinada por la psicóloga Celia Domínguez, acercó esta realidad a profesionales de la educación, sanidad y a toda la ciudadanía en general

Celia Domínguez
Celia Domínguez
"La depresión infantil también se puede detectar en el colegio"

La psicóloga Celia Domínguez, directora del equipo pedagógico de la Fundación Ingada - Instituto Galego para el Déficit de Atención y Trastornos Asociados, considera fundamental "sensibilizar a la población sobre la importancia de poner atención a los niños y jóvenes porque es un colectivo vulnerable a todo y de forma específica a la depresión". La charla “A sombra da depresión na infancia e na adolescencia" coordinada por ella, acercó esta realidad a profesionales de la educación, sanidad y a toda la ciudadanía en general.

¿Se están dando muchos casos de depresión infanto juvenil?

Sí. Es un tema muy preocupante y la detección precoz es fundamental dentro de este colectivo de niños y adolescentes. 

¿Es fácil detectarla?

El problema que hay con la depresión en la infancia y adolescencia es que las "señales" que nos dan no siempre responden a lo que entendemos normalmente como sintomatología depresiva. A veces, pasa desapercibida o se entiende que es otro síndrome, otro trastorno, cuando lo que hay en realidad es una depresión. Fracaso escolar, conductas de rebeldía o irritabilidad... no se les va a ver necesariamente tristones. 

¿Es clave la detección precoz?

Sí. Cuanto más rápido se detecte y se intervenga más fácil será de superar, por eso es fundamental que tanto centros escolares como familias o pediatras conozcan la sintomatología, lo puedan detectar y canalizarlo. Si lo vemos a tiempo, el riesgo de que se alargue o que sea recurrente o crónica se minimizará.

¿Y cuáles suelen ser las causas?

Puede ser cualquier situación que suponga estrés para el niño o el adolescente, como acoso escolar, situaciones familiares complejas, fracaso escolar... Hay muchas causas posibles, incluida la existencia de antecedentes familiares de depresión, porque también hay un componente genético. La prevalencia está entre un cinco y un ocho por ciento  siendo más habitual en adolescentes que en niños y ya en la etapa adolescente es más prevalente en chicas que en chicos.

¿La depresión infantil o juvenil también se puede detectar en el colegio?

Claro. Los niños pasan muchísimas horas en los centros escolares, de hecho pasan más que en casa, de ahí que sea tan importante que el profesorado sepa detectar los elementos que pueden apuntar a un posible trastorno asociado a la depresión. El profesorado es clave en esta cuestión como en muchas otras y por esto se apela a su observación y sensibilidad. Ellos pueden alertar y así evitar que el problema crezca. Los niños deben crecer sanos, física y mentalmente y todos debemos contribuir a ello en la medida de lo posible.