Ourense

El chapuzón “sin ley" crece en el Miño ante la falta de control

Ourense

En Ourense

El chapuzón “sin ley" crece en el Miño ante la falta de control

Cada vez son más los jóvenes que se bañan en la zona del Puente Romano. (FOTO: ÓSCAR PINAL)
photo_cameraCada vez son más los jóvenes que se bañan en la zona del Puente Romano. (FOTO: ÓSCAR PINAL)
Los bañistas, muchos menores de edad, se reúnen cada tarde en el entorno del Puente Romano

Con la llegada de las altas temperaturas, las orillas del Miño en la ciudad se convierten en el punto de encuentro de numerosos vecinos que toman el sol y se refrescan en el río. La playa de la Antena es la única zona autorizada para el baño en el tramo urbano, pero cada vez son más los adeptos al entorno rocoso del Puente Romano –sobre todo, entre los grupos de menores de edad–. Los jóvenes se lanzan de cabeza al río desde las rocas o, incluso, desde el propio puente, y nadan por el entorno, sin tener en cuenta las posibles corrientes del caudal. 

Mientras los chapuzones ilegales se multiplican –sobre todo, tras la implementación del sistema de cita previa en las piscinas de Oira–, el gobierno local apela a la "responsabilidad individual" y diluye responsabilidades en la Xunta y en la Confederación Hidrográfica Miño-Sil. Fuentes de ambos organismos niegan su papel en la vigilancia de las orillas del Miño a su paso por la ciudad, y depositan en el Concello la potestad de controlar el acceso. La Consellería de Sanidade sí se ocupa de forma anual de establecer qué zonas de los caudales fluviales de la provincia son aptas para el baño, pero deja a elección de cada municipio la autorización para ello. 

OURENSE (PARQUE RIBEIRIÑO). 06/07/2020. OURENSE. Imágenes de calor en la ciudad de Ourense. FOTO: ÓSCAR PINAL

Sin carteles

El entorno del Puente Romano no cuenta con carteles informativos apropiados –algo que ya se reclamó hace años, tras varios ahogamientos en la zona–, lo que anima a los bañistas, a los que el Concello no se plantea sancionar, según ha podido saber este periódico. Cabe destacar que en julio de 2018 los servicios de emergencia rescataban el cuerpo sin vida de un hombre extranjero, justo en el mismo punto del caudal que cada vez es más frecuentado por los grupos de jóvenes. 

La playa de la Antena, por su parte, no cuenta con socorrista desde hace años, ya que "no es obligatorio por la afluencia de gente", según aseguran fuentes municipales. No obstante, cabe destacar que este año, ante la situación originada por el coronavirus, cada vez son más los vecinos que hacen uso de las zonas próximas al río Miño durante las tardes de calor estival.

El calor da una tregua y llegan las lluvias al oriente de la provincia

Las altas temperaturas se mantienen este miércoles en la provincia, aunque por debajo de lo esperado. Si el pasado lunes MeteoGalicia advertía de alerta naranja en la cuenca del Miño durante la jornada de hoy, con termómetros por encima de los 39 grados, la predicción, finalmente, se queda en alerta amarilla, con picos en torno a los 34 grados en Valdeorras, la cuenca del Miño y el sur ourensano.

En la mitad oriental de la provincia se esperan cielos nublados y precipitaciones a lo largo de la tarde, acompañadas de un progresivo descenso de las temperaturas. De esta forma, será hoy la primera jornada con lluvias en la provincia, tras un inicio del mes de julio caluroso –más de lo habitual en esta época del año, según los expertos– y seco. Mañana, el escenario será similar, con máximas en torno a 35 grados en Valdeorras, la cuenca del Miño y el sur de la provincia, y episodios lluviosos en la mitad oriental.

De cara al fin de semana, el calor dará una tregua –el domingo se esperan cielos nubosos en gran parte del territorio–, aunque, según las primeras predicciones de MeteoGalicia, los termómetros volverán a subir a partir del lunes, cuando podrían repetirse jornadas de intenso calor como las vividas desde el pasado fin de semana. 

Arnoia, máxima

La jornada de ayer dejó termómetros por encima de los 35 grados en gran parte de la provincia, con mínimas que rozaron los 20 grados. La estación de Remuíño, en el municipio de Arnoia, dejó la máxima de la jornada de ayer en Galicia con 38 grados a las 17,10 horas. 

La ciudad dejó la segunda máxima gallega, con 37.9 grados a las 18,20 horas; seguida de la estación de Leiro, con 37.9 grados a las 18,30 horas; y de la estación de A Portela, ubicada en el municipio de Vilamartín de Valdeorras, con 37.7 grados a las 17,20 horas.