Ourense

Choque en cadena en una comitiva fúnebre en Pereiro

Ourense

HEMEROTECA

Choque en cadena en una comitiva fúnebre en Pereiro

(1) Tres vehículos que se dirigían a Maceda, integrantes de una comitiva fúnebre, chocaron entre sí, resultando tres mujeres, ocupantes de uno de los coches implicados, con contusiones sin importancia. En caravana, como decimos, iban, en primer lugar los tres que se vieron implicados en el accidente, el matrícula OR-16.071, que llevaba al volante a Álvaro Gómez Ferreiro, de 47 años, con domicilio en la Avenida de Buenos Aires, acompañado de Juan Quintas, el cual detuvo su marcha por hacerlo el vehículo que le precedía.

Siguiendo al automóvil anterior circulaba el turismo con matrícula OR-18.277, conducido por Manuel Grande Lamelas, de 55 años, domiciliado en Tras las Cabañas, al que acompaba su esposa Benita Salgueiro, la telefonista de Junquera de Españadañedo María Teresa Carnero y una maestra nacional de Maceda llamada América -estas tres mujeres fueron las que sufrieron las contusiones, reintegrándose a sus respectivos domicilios- vehículo que también se detuvo al percatarse su conductor de la parada del que llevaba delante.

Finalmente marchaba el coche con matrícula 

OR-26.712, conducido por Santiago González Iglesias, de 40 años, domiciliado en la calle Pardo Bazán. Viajaba solo. A su paso por el kilómetro 154,500 de la carretera N-120 (Orense-Ponferrada), término de Pereiro de Aguiar, enclavado en el tramo conocido como recta de la Derrasa, el conductor de este coche trató, al igual que los dos que le precedían, de frenar, pisando para ello el pedal correspondiente, pero este no obedeció por fallo en el sistema. En última instancia, Santiago González intentó desviarse hacia la izquierda de su marcha, maniobra que no tuvo el fruto apetecido. En su marcha fue a chocar con el OR-18.277, el cual, a su vez, por efecto del golpe, fue a embestir al OR-16.071, que encabezaba la caravana de los tres protagonistas del accidente.

Como consecuencia del impacto, el primero de los vehículos sufrió abolladuras y su parte posterior se metió hacia adentro. El segundo, también abolladuras en su parte frontal y posterior, con rotura de los cristales del proyector derecho y pilotos. Y al causante del choque, abolladuras en la parte frontal.

(Artículo de 1970)