ELECCIONES

Choque de modelos antes del esprín definitivo hacia el 28-A

Los candidatos de las principales formaciones políticas en Ourense confrontan proyectos antes de iniciar la campaña de las elecciones más impredecibles de los últimos tiempos

Sara Corral (CxG), Cristina Bravo (VOX), Marina   Ortega (PSOE), Ana Belén Vázquez (PP), Iván Olmos (En Marea), Inés Iglesias (Ciudadanos), Rafael Fernández (Por un Mundo más Justo) y Iago Tabarés (BNG), ante el Puente Romano (ÓSCAR PINAL).
Sara Corral (CxG), Cristina Bravo (VOX), Marina Ortega (PSOE), Ana Belén Vázquez (PP), Iván Olmos (En Marea), Inés Iglesias (Ciudadanos), Rafael Fernández (Por un Mundo más Justo) y Iago Tabarés (BNG), ante el Puente Romano (ÓSCAR PINAL).
Choque de modelos antes del esprín definitivo hacia el 28-A

Inmersos en una carrera de fondo con la meta fijada en el 28 de abril, los partidos políticos están obligados desde hoy a dar el último esprín para tratar de buscar esa ventaja que les permita salir vencedores en las elecciones Generales. Las principales formaciones que concurren en la contienda acudieron el miércoles a la llamada de La Región (Ledicia Piñeiro, de En Común Unidas Podemos, excusa su presencia por razones laborales, al tener que dejar finiquitados varios asuntos antes del permiso solicitado para la campaña) para confrontar sus proyectos en un pequeño coloquio a los pies de uno de los símbolos de la ciudad, como es el Puente Romano.

Aunque la charla arranca con tranquilidad en un primer turno de intervenciones en el que todos los candidatos coinciden en señalar que estamos ante unos comicios impredecibles y con la ilusión por bandera, el tono empieza a cambiar cuando salen a relucir las encuestas de intención de voto.

"Nunca lle dan ben ó PP e sempre se equivocaron, as urnas son as que mandan e creo que nunca as campañas son decisivas porque nós recorremos todo o ano a provincia. Podería acertar o resultado de moitos concellos", dice la candidata del PP, Ana Belén Vázquez.

"Pero si en Ourense hay más del 40% de indecisos, cada uno elige el voto que defina mejor su posición", replica rápidamente Inés Iglesias, de Ciudadanos, colándose en medio de su intervención Iago Tabarés (BNG): "O que di Ana penso que é equivocado. Ogallá que ese determinismo de que se pode acertar, como demócrata, non sexa así".


Voto útil


Un tono más sosegado mantiene durante toda la charla la socialista Marina Ortega, que presume de las medidas de Pedro Sánchez, "que permitiron á cidadanía recobrar a ilusión e a esperanza na política", mostrándose "cautelosa coas enquisas" y apelando a "unha mobilización masiva para que haxa avances e non retroceso".

De ilusión también habla la candidata al Senado de Vox, Cristina Bravo, que sustituye a la aspirante al Congreso, Begoña Conde, que llegó a Ourense ayer. "No se puede votar con una pinza en la nariz al menos malo, es fenomenal tener diversas opciones", dijo poniendo el foco en todo lo que se habla de voto útil, al que entran En Marea, Compromiso por Galicia o Por un Mundo más Justo, cuyo candidato, Rafael Fernández, asegura que "trabajamos por poner en el centro a la persona, por la igualdad en una provincia empobrecida".

Por su parte, Iván Olmos (En Marea) dice que "A xente ten suficiente capacidade para determinar a opción que máis lle interesa. O pluralismo é mostra de calidade democrática". Mientras, Sara Corral (CxG) recuerda la "importancia de tener más fuerza a nivel nacional desde Galicia porque hasta ahora hay simples delegados, mandados".

Asimismo, aunque no pudo estar presente en la cita, Ledicia Piñeiro (Unidas Podemos) señala que la "diversidade é positiva", presentando su proyecto "como pensado para ser clave nun futuro goberno no que non haberá maiorías absolutas".

Para llegar al Ejecutivo, la popular Ana Belén Vázquez no duda en poner sobre la mesa la "concentración do voto" en su partido "ya que solo hay dos opciones, Sánchez o Casado. "Eu apelo a que en 19 provincias, entre elas Ourense, se una o voto para que o segundo escano non vaia ó PSOE", dice la candidata del PP, algo que no gustó a la representantes de Ciudadanos."Tienes un pronóstico muy ambicioso, no lo comparto ni lo respeto, hay que esperar a que decidan los ciudadanos", contesta Inés Iglesias.

También se anima Iago Tabarés, que ve "coherencia" en la división de la derecha y lanza una pulla: "Falar de voto útil e na mesma frase dicir Rivera, Sánchez ou Casado paréceme terrible. O voto útil será para Ourense", comenta el nacionalista, argumento al que se suma Iván Olmos, que subraya que "o Congreso ten que representar pluralidade e o que importa é rendir contas".


¿Crispación?


Preguntados todos sobre si la crispación que parece estar asentada a nivel estatal se puede trasladar a la campaña ourensana, todos lo descartan aunque dejan claro, por palabras y hechos, que eso no significa no tener que confrontar.

"Tenía muy buena relación con la diputada socialista (Rocío de Frutos), llegamos a muchos acuerdos por el bien de la provincia", dice Ana Belén Vázquez tras reprochar a la izquierda "votar a favor de quitar un 30% de orzamento a Galicia".

Mientras, la representante de Vox es tajante. "Para la crispación, conmigo que no cuenten, hay que discrepar pero desde el respeto", dice Cristina Bravo, en la línea de Iván Olmos: "Evitar a crispación non é excluínte con enfrontar modelos e maneiras de entender o futuro".

Para Iago Tabarés, sin embargo, "hai exabruptos que tratan de opacar o debate das ideas, algo que Ourense non se pode permitir". La socialista Marina Ortega, por su parte, quiere focalizar su intervención en "que nos xogamos moito nunhas eleccións vitais", un argumento similar al de Inés Iglesias: "Queremos construir hacia el futuro, el pasado pertenece a otros".

Fuera del debate, Ledicia Piñeiro cree que la campaña "vai ser dura, difícil polo momento de excepcionalidade política". Para Rafael Fernández será la "oportunidad de debatir en persona, lanzar ideas que nos cuesta todo el año". Llega el momento de la despedida. O mejor dicho, el hasta pronto. La batalla está servida.