Ourense

Dos plantas del nuevo hospital probarán innovación para Europa

Ourense

SANIDAD

Dos plantas del nuevo hospital probarán innovación para Europa

Exterior del inmueble en construcción, que	    tendrá nueve plantas y albergará 404 habitaciones de hospitalización, además del espacio experimental.
photo_cameraExterior del inmueble en construcción, que tendrá nueve plantas y albergará 404 habitaciones de hospitalización, además del espacio experimental.

Las dos plantas que se destinarán a un espacio experimental y que tenían que estar terminadas antes del día 31 ya han completado su construcción, según los arquitectos responsables de la obra

El regalo de Reyes del Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO) llegará en agosto. La construcción del nuevo edificio de hospitalización del centro –primer paso del tanto tiempo esperado Plan Director– avanza a un buen ritmo, según sus arquitectos directores, Antonio Ocaña e Isidro Callejo, hasta el punto de haber completado ya "en torno al 50% o el 60% de su total".

Buena parte de que los trabajos se estén desarrollando a un ritmo satisfactorio tiene que ver con el tiempo atmosférico. "La obra cuenta con una meteorología muy adecuada para poder avanzar", reconocen los arquitectos, matizando con cautela que "lo que pueda suceder en los próximos ocho meses es una incógnita; siempre hay riesgos que pueden acontecer".

La construcción del edificio se está desarrollando de un modo inverso al habitual. Las plantas sexta y séptima, las superiores, son prioritarias dentro de la planificación, al constituir ambas un espacio de hospitalización experimental que debía estar completo antes de que terminase 2015, bajo riesgo de perder la financiación europea que costeará esta parte del edificio. Ocaña y Callejo confirman que estos dos niveles "ya están completos al cien por cien".

Dicha priorización ha obligado a dejar pendiente la construcción de las plantas inferiores, que se destinarán a la hospitalización de los distintos servicios del CHUO –todavía no está concretada la distribución–. "Se han tenido que dejar más 'desantendidas', pero han registrado una actividad notable estos últimos meses", resume Antonio Ocaña. Para agilizar este trabajo pendiente, los operarios se están centrando en finalizar la estructura de la fachada, porque "una vez cerrado el edificio, se intensifican muchísimo los trabajos interiores", especialmente en días de lluvia y viento.

El nuevo edificio de hospitalización del CHUO contará con un total de 404 habitaciones individuales, de las que un 60% serán reconvertibles a dobles en función de las necesidades de espacio. Las restantes se corresponden con camas de las unidades especiales, que obligatoriamente tienen que ser individuales. Este refuerzo de habituaciones prevé solventar cualquier problemática relativa a los ingresos en planta.

Ourense. 17-12-15. Local. Obras nova ampliación do Chúo en Ourense.Foto. Xesús FariñasUn entorno positivo, la clave de la experimentación

Además del refuerzo en el número de camas disponibles para ingresos, el espacio experimental copa el protagonismo del nuevo inmueble. Su carácter innovador tiene más que ver con el contenido que con la propia arquitectura, reconocen los arquitectos directores de la obra.

Un ejemplo de esta experimentación tiene que ver con el entorno de las plantas, especialmente la séptima. Esta incorpora elementos propios de otro tipo de espacios, como los paneles metálicos o vidrios en los accesos de las habitaciones, que "permiten crear un entorno en el que la experimentación que pretende hacer el hospital tenga mejor cabida".

También se incorporan patios con mucha iluminación y con gran peso de elementos naturales, como vegetación, "que muestran un entorno distinto a la hospitalización convencional". "Siempre hemos buscado que los hospitales no se vean como espacios ariscos para los pacientes y los familiares", recalca Antonio Ocaña, destancado la búsqueda de "empatía con el medio".

El confort del paciente, por tanto, juega un papel indispensable en esta hoja de ruta de las dos plantas 'estrella' del edificio. "El paciente va al hospital a curarse, no de vacaciones, pero generar un ambiente agradable y luminoso puede ayudar a generar un ambiente positivo", dice.

Este espacio experimental no estará adscrito a un servicio concreto del CHUO, sino que en ellas se desarrollarán los distintos proyectos innovadores que vayan surgiendo en el futuro. También se pondrán en práctica diversos materiales y recubrimientos en las habitaciones, para comprobar la respuesta del paciente en su recuperación.