La Región

CRÓNICA

“Se cierran hasta bares y cafés, algo que no pasó ni en la crisis"

El sector inmobiliario suma 150 locales más al circuito de alquiler de la ciudad desde inicios de 2019
Principio de la rúa da Paz, zona en la que hay varios locales vacíos. (X.F.)
Principio de la rúa da Paz, zona en la que hay varios locales vacíos. (X.F.)
“Se cierran hasta bares y cafés, algo que no pasó ni en la crisis"

Son muchos los desafíos que afrontan estos pequeños negocios y sus propietarios. La amenaza de la compra online es uno de ellos, pero también lo son los hábitos de compra de las nuevas generaciones –con una perspectiva de mucha más comodidad– o la importante crisis demográfica, que reduce el número potencial de clientes. Otro hándicap son los gastos que ha de afrontar el comerciante, una de las críticas más extendidas. A la cuota de autónomo y los pagos de nóminas, se unen las tasas de agua y basura o gastos de electricidad e internet. Pero los lamentos se concentran en los precios del alquiler. 


Ligera rebaja de precios


Hace unos años, los inmobiliarios detectaron un alza importante del precio, si bien ahora el continuo incremento de la oferta –por el goteo de cierres– ha pasado a reducirlos durante el segundo cuatrimestre del año en un 5%. Así lo acreditan los datos facilitados por la Federación Gallega de Empresas Inmobiliarias (Fegein) de este mismo mes de agosto, que certifican que solo en los primeros ocho meses del año se han sumado 150 locales al circuito de comercialización del alquiler. Esto es una buena muestra del aumento de los cierres, aunque según indica el presidente de Fegein, Benito Iglesias, "hay otros muchos locales en obras o simplemente abandonados y que ni siquiera se ponen en alquiler". 

Entre los aspectos más significativos que detecta el sector inmobiliario, está el auge del cierre de bares, cafeterías y restaurantes, una situación "que no pasó ni en los años más duros de la crisis", apunta el presidente de la patronal inmobiliaria. Además,  la reestructuración del sector financiero, que acabó con el cierre de muchas oficinas bancarias, está detrás de un considerable número de locales desocupados, y es una amenaza que permanece. 

Este aumento de la oferta de bajos comerciales ha corregido ligeramente a la baja los precios del alquiler. En el centro y semicentro de la ciudad se contabiliza una bolsa de locales comerciales en condiciones de ser arrendados que oscila entre 280 y 300, con un precio medio de 9 euros el metro cuadrado. 


Por zonas


En el Casco Vello, el precio cae ligeramente (entre 7 y 8 euros/m2)  La joya de la corona es el Paseo, donde se ha apreciado una ligera rebaja en el precio, ya que respecto a principios de año la media ha caído de 32 a 30 euros/m2. También se ha producido una rebaja en los locales disponibles en Santo Domingo, que se ofrecen ahora por entre 22 y 24 euros el metro cuadrado, frente a la media de 25 euros/m2 de principios de año. 

El cómputo global de la ciudad sitúa el precio del metro cuadrado en los bajos comerciales entre 5 y 6 euros, excluyendo de este cálculo a los bajos  interiores de las galerías comerciales –que viven su propia crisis, mucho más agudizada–, para evitar la distorsión de las cifras. 

Actualmente, el circuito del alquiler tiene  800 bajos en cartera, frente a los 650 que Fegein contabilizaba el pasado mes de enero. "Se ha incrementado notablemente a finales del segundo cuatrimestre, coincidiendo con el verano", indica Iglesias. En todo caso, ante los precios medios, Iglesias puntualiza que "muchos bajos del centro se acaban negociando directamente con el propietario, y acaba redondeándose". 


Propuestas del Concello


El gobierno de la ciudad dice estar trabajando en acciones "para fomentar el consumo en el comercio local" y sitúa entre sus propuestas fomentar festividades como el San Martiño o la Navidad, además de otros eventos. Asimismo ya hay encuentros programados con representantes del comercio "para avanzar en otras actuaciones", según fuentes municipales.