La Región

ECONOMÍA

Círculo de influencia

Alrededor de la búsqueda de empleo hay muchos conceptos y frases que se repiten hasta la saciedad, de esta forma la persona que está desempleada acaba convencida de que verdaderamente son ciertas.

Ser proactivos, una de las claves en el entorno laboral.
Ser proactivos, una de las claves en el entorno laboral.
Círculo de influencia

Hay frases que con mucha frecuencia son pronunciadas o escuchadas: "no trabajo porque no me aparece nada", "no trabajo porque no me llaman" "no trabajo porque no hay ofertas"…

Como vemos, se trata de planteamientos pasivos, evasivos; la culpa siempre la tiene alguien externo: la crisis, la Oficina de Empleo, el enchufismo, las empresas, los políticos, etc. Pensando en esto recordé un concepto acuñado por Stephen Covey en su famoso libro "Los siete hábitos de la gente altamente efectiva" (Edt. Paidós, 1990); se trata de la diferenciación entre Círculo de Influencia y Círculo de Preocupación: "cada uno de nosotros tiene una amplia gama de preocupaciones – dice Covey - : la salud, los hijos, los problemas del trabajo, la deuda pública, la guerra nuclear… Podemos separarlas de las cosas con las que no tenemos ningún compromiso mental o emocional, creando un círculo de preocupación".

Es evidente que no tenemos ningún control sobre algunas cosas que están dentro de nuestro círculo de preocupación (la deuda pública, la guerra nuclear, nuestra edad cada vez más avanzada...), pero no es menos cierto que hay otras sobre las que sí podemos hacer algo: a esto le llama Covey círculo de influencia y en él se centran las personas proactivas. 

¿Podemos aplicar esto a la búsqueda de empleo? Sin duda que sí. Es totalmente inútil dedicar tiempo y esfuerzo mental a pensar en cosas que nos afectan pero sobre las que no tenemos ningún control, como la crisis económica, nuestra edad o el número de empresas que hay en nuestro municipio. Pero ¿podemos hacer algo para aumentar nuestras oportunidades laborales? ¿Qué cosas podemos cambiar para conseguirlo? Ahí es donde nos tenemos que centrar y dedicar tiempo y esfuerzo, tomar la iniciativa y actuar.

Para ello echamos mano de un concepto básico, proactividad, del que también habla Covey: "La proactividad no significa sólo tomar la iniciativa, sino asumir la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan; decidir en cada momento lo que queremos hacer y cómo lo vamos a hacer".


Tomar la iniciativa


El quid de la cuestión no está en que alguien nos llame o en que "se nos aparezca" un trabajo; lo que da resultados es que tomemos la iniciativa, actuando sobre todas las cuestiones que estén dentro de nuestro círculo de influencia. ¿O acaso no podríamos mejorar nuestro curriculum vitae para hacerlo más atractivo, o hacer un listado de empresas de nuestra zona a las que visitar, o mejorar nuestra formación realizando algún curso, o replantearnos nuestra disponibilidad para trasladarnos a trabajar a otra ciudad?

Pongámonos a nosotros/as mismos/as en el centro de las decisiones y las acciones. Parafraseando al Presidente Kennedy: "No pienses qué puede hacer la empresa por tí, sino qué puedes hacer tú por la empresa". Adoptar ese punto de vista de cara a la búsqueda de empleo nos hará cambiar nuestra actitud y esto supondrá un antes y un después en nuestras posibilidades de éxito. 


La actitud


Recordemos que la actitud es algo contagioso: si nos sentimos eufóricos transmitimos euforia; si nos sentimos desmotivados, enfadados o tristes, eso mismo será lo que transmitiremos a las personas con las que vayamos a interactuar. Y esto es especialmente así en las entrevistas de trabajo; más aún, esto se trasmite incluso en nuestro Curriculum.

Intentemos abordar la búsqueda de empleo desde una visión optimista, desde una visión proactiva. De nada nos servirá repetirnos hasta la saciedad que no hay oportunidades para nosotros/as; sólo nos salvará nuestra capacidad para identificar qué hay dentro de nuestro "círculo de influencia" y descartar todo aquéllo que quede fuera de él: no perdamos el tiempo con pensamientos negativos sobre situaciones en las que no podemos influir y seamos proactivos sobre todo aquello que podamos cambiar gracias a nuestro esfuerzo.