Ourense

Ciudadanos da un ultimátum de dos semanas a PSOE y PP

Ourense

Ciudadanos da un ultimátum de dos semanas a PSOE y PP

José Araújo, portavoz de Ciudadanos en Ourense, en una imagen de archivo. (XESÚS FARIÑAS).
photo_camera José Araújo, portavoz de Ciudadanos en Ourense, en una imagen de archivo. (XESÚS FARIÑAS).
Si no se ponen de acuerdo, Araújo tomará la iniciativa, mientras Villarino y Jesús Vázquez podrían reunirse "en horas"

Las negociaciones para que prospere la moción de censura contra el alcalde de Ourense siguen sin ver la luz y el portavoz de Ciudadanos, José Araújo, concedió ayer a PSOE y PP un plazo de dos semanas para llegar a un acuerdo o propondrá su propia solución a la crisis de gobernabilidad.

Si la situación sigue "estancada", Araújo avanzó que "Ciduadanos buscará a solución se non se poñen de acordo", ya que considera que ha llegado el momento de "deixar de marear a perdiz". Sin querer desvelar cuál sería la posición de la formación naranja, el portavoz insinuó que podría impulsar su propia moción de censura para que el resto de grupos decida si sumarse o no, y destacó que de tomar la iniciativa Ciudadanos lo que se decida sería "histórico polo seu gran respaldo". 

"Pedimos, esiximos e suplicamos que se dea xa unha solución, porque a situación é de risa para o resto do territorio", dijo Araújo. La formación naranja tenía previsto convocar a los grupos a una nueva reunión, pero decidió esperar a que socialistas y populares hablen de desbloquear la situación. 

Precisamente, ayer el presidente del PP local, Jesús Vázquez, señalaba que había recibido una llamada del portavoz del PSOE, Rafael Rodríguez Villarino, y esperaba tener una reunión con él "en las próximas horas". 

Lo que dejó claro Vázquez es que la oferta del PP es clara y espera respuesta: "Queremos un cogobierno paritario, con el mismo espacio, sin meternos en quién sería el alcalde. El PSOE sigue sin pronunciarse sobre esa oferta: ni las bases, ni Caballero ni Ferraz han respondido nada", 

Sobre el ultimátum de Araújo ha señalado que "un partido minoritario no puede marcar las pautas".